Los estilos de música que más incrementan tu productividad

Hablamos de los tipos de música que son más beneficiosos para los momentos en los que nos encontramos trabajando.

¿Qué escuchas cuando estás trabajando? A lo largo de los tiempos se ha podido comprobar cómo la música ayuda a aumentar el enfoque, la concentración y a conseguir alcanzar unos mayores niveles de productividad. Pero no es lo mismo escuchar un tipo de música u otro. En realidad, hay unos estilos en general que proporcionan más soporte, mientras que otros pueden ser incluso contraproducentes. Al mismo tiempo, por supuesto, también hay estilos de música que aumentan la productividad de un individuo de forma excepcional en base a distintos motivos.

Este último campo es difícil de explorar, porque cada persona es un mundo. Por ello, lo que vamos a hacer a continuación, es hablar de los estilos de música que más recomiendan los profesionales y que se ha comprobado que tienen más posibilidades de ayudarte a alcanzar tu máximo potencial. Si aplicas estas recomendaciones es posible que te sorprendas al ver que, la música, puede ser un sustituto perfecto de la cafeína. ¡Alcanzarás grandes resultados!

Música clásica

La mayor parte de los especialistas coincide en que la música clásica es la mejor para aumentar los niveles de productividad. Lo que puede hacer por ti la música clásica tantos años después de haber sido compuesta es simplemente increíble. Eso sí, hay que tener en cuenta que el periodo que se recomienda escuchar es el que engloba la música barroca (desde 1600 hasta 1750 aproximadamente). Algunas de las principales recomendaciones que se realizan para que podamos habituarnos a usar este tipo de música mientras trabajamos incluyen la obra Four Seasons de Antonio Vivaldi. También es recomendable el trabajo Brandenburg Concertos de Bach, así como composiciones de Handel.

Música que te levanta

Los expertos también hablan de los beneficios de las canciones épicas. Son esas composiciones o temas que consiguen, de forma inmediata, ponerte de pie y tener ganas de comerte el mundo. Hay unos tempos crecientes muy identificables en este tipo de canciones que son los que logran que el cerebro reaccione de una manera muy positiva y con ganas de todo.

Hay muchas personas que utilizan la música épica en aquellos momentos en los que se sienten un poco decaídos, cuando cogen aire con fuerza para hacer un último esfuerzo en la jornada laboral o como forma de contrarrestar pensamientos negativos o pesimistas. Algunas de las canciones de este tipo proceden del cine. Por ejemplo, encaja en esta filosofía el tema principal de la película Piratas del Caribe. También es una buena representación de música épica el clásico The Final Countdown del grupo Europe. Pero hay otras muchas recomendaciones y canciones que podéis usar de este estilo.

Sonidos de la naturaleza

¿Qué es la música? La música puede ser cualquier tipo de sonido, con o sin patrón, que nos acompaña sonoramente. Por eso, el sonido de la naturaleza también se puede considerar música. En realidad, es uno de los estilos de audio más recomendables por expertos, sobre todo cuando tenemos que alcanzar unos niveles de concentración especialmente sensibles. Así, no solo sirve para trabajar, sino que también es un buen recurso en las sesiones de estudio.

Desde YouTube podéis encontrar archivos perfectos que reúnen efectos de la naturaleza para concentrarse estudiando. Son, por ejemplo, el efecto de sonido de los riachuelos, las cascadas de agua, el viento, los sonidos de pájaros y otro tipo animales que se escuchan en plena naturaleza. Todo ello es muy suave, distendido, sin tener ningún protagonismo ni momento de tensión sonora. Se combinan con otros sonidos, como el de algún instrumento de jardín que hace un ruido en el momento por el que pasa el agua (ese típico “cling” tan relajante).

En algunos casos, estos sonidos de la naturaleza se acompañan con instrumentos musicales suaves. Algunos de ellos son teclas de piano, sonidos emitidos con una flauta y otros instrumentos similares que apuestan por la sencillez y por generar serenidad. Gracias a estos audios no solo aumentamos la concentración, sino que también veremos que se pueden convertir en el mejor revulsivo para esos días en los que hemos entrado en una espiral de estrés constante de la que no podemos salir.

Sonido ambiente

En la misma línea del punto anterior, también son recomendables las pistas de sonido que nos introducen en efectos de ambiente. La idea es que desconectemos y que nos sintamos que estamos alrededor de un entorno distinto al del estrés que nos puede generar sentir que estamos delante de nuestro ordenador en nuestra casa enfocados solo en el trabajo. La elección que debemos hacer sobre el sonido ambiente dependerá de la forma que reaccione nuestro cerebro a ello. Hay diversas propuestas y opciones entre las que podemos elegir dependiendo de lo que prefiera nuestra cabeza.

Por ejemplo, hay personas a las que les encanta viajar que, de la forma en la que se concentran mejor, es cuando están escuchando música ambiente que les traslada a los aeropuertos. Eso incluye un suave sonido musical combinado con algunos momentos en los que se pueden oír lejanos mensajes de advertencia en un tono repetitivo que no invita a prestar atención o incluso el despegue de aviones muy lejano y modificado sonoramente para ser agradable. Como decimos, hay todo tipo de contextos, por lo que cada persona es recomendable que busque el que le ayuda a obtener una mayor efectividad en su día a día.

Música de videojuegos

Ha llovido mucho desde que la música de videojuegos fueran sonidos estridentes y pegadizos que se quedaban en el cerebro mientras los jugadores echaban monedas en los arcades. Ahora las bandas sonoras se realizan con los mismos estándares de las canciones de películas de Hollywood. Pero lo mejor de todo, es que estas canciones suelen estar compuestas de una forma inteligente que lleva a que el jugador se mantenga más concentrado respecto a lo que está ocurriendo en pantalla.

Es decir, son canciones que ayudan a la concentración porque es lo que requiere el propio videojuego. Para poder jugar y progresar, es necesario concentrarse en lo que ocurre en pantalla, en esquivar a los enemigos o en acertar con los disparos y la precisión. Esto demanda una serie de canciones que beneficien la mejora del enfoque, algo que también acaba siendo muy beneficioso para los momentos en los que estamos trabajando.

El jazz y el blues

Entre los distintos estilos de música moderna, tanto el jazz como el blues son ideales para que podamos crear un entorno de trabajo más acorde a las necesidades que tenemos en cuanto a la obtención de máxima concentración. Es un tipo de música a la cual quizá no estemos muy habituados, por lo que antes de comenzar a utilizarla para trabajar, se recomienda escucharla inicialmente y ver si llega a proporcionarnos aquello que necesitamos.

En cualquier caso, sea cual sea el estilo que seleccionemos, lo más importante es que hagamos pruebas y que seamos capaces de analizar la forma en la que nuestro cerebro reacciona a los estímulos sonoros que le proporcionamos mientras estamos trabajando. Con un poco de esfuerzo llegaremos a descubrir qué es aquello que le beneficia más a nuestra mente y cómo podemos lograr la mejora en rendimiento que necesitamos para que nuestras jornadas de trabajo puedan ser más productivas. Y si no encontramos nada que nos ayude, no descartemos ser una de esas personas que, cuando mejor trabajan, es cuando hay un absoluto silencio a su alrededor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...