Las mejores formas de borrarnos de una lista de spam

Si estamos suscritos a listas de correo de spam, podremos llevar a cabo una serie de técnicas para darnos de baja.

Antes o después todos caemos dentro de alguna newsletter, lista de correo o buzón de spam del cual salir se convierte en toda una odisea. Es lo más normal y, cuando ocurre, podemos tomarlo con filosofía y dejar que nos sigan llegando esos correos esporádicos, o tomar la decisión de intentar darnos de baja. El problema es que no siempre es fácil darse de baja tal y como es posible que ya hayáis descubierto en alguna ocasión.

Ante este tipo de situación tenemos que mentalizarnos de que no va a ser fácil y hacer todo lo posible para huir del spam. Pero ¿Cómo lo podemos hacer? ¿Cuáles son las técnicas que tenemos la posibilidad de aplicar para lograrlo?

En el propio mensaje hay un botón para borrarse

Esta es la forma más fácil de huir del spam en el que nos hemos metido por voluntad propia y error o porque alguien haya tomado la decisión por nosotros. Tenemos que buscar un texto en el final del mensaje, en la parte de abajo, donde se indica “si te quieres dar de baja de esta lista de correo pincha aquí”. Por lo general, cuando pulsamos, se nos lleva a una web donde se confirma que hemos sido retirados del listado en cuestión. Con eso, el trabajo ha terminado y podemos respirar en paz.

Hay algunos correos de spam que son más listos que nosotros y que lo que hacen es engañarnos para que nos suscribamos a su lista. Así, lo que ocurre cuando pulsamos en ese enlace para darnos de baja, es que, en realidad, nos estamos dando de alta. Lo que ha ocurrido es que se nos ha enviado el mensaje de una manera única, introduciendo nuestra dirección de email en una lista de direcciones. Luego se nos ofrece borrarnos de la lista de correo, porque saben que es lo que vamos a hacer, y, en ese momento, les damos autorización sin quererlo para que nos manden muchos más mensajes. El truco suele funcionarles, así que hay que fijarse mucho en el momento en el cual nos vamos a dar de baja.

Marcar como spam

Esta técnica es recomendable por la forma en la que permite olvidarse del problema, aunque no lo estemos solucionando. Lo que hacemos es, cuando recibamos uno de los mensajes en cuestión, definir que lo marcamos como spam. A partir de ese momento, el correo se ocupará de mover todos los mensajes que lleguen de ese remitente hacia la carpeta que está dedicada al spam. Allí se quedarán a lo largo de varias semanas hasta que sean eliminados de manera automática.

No tendremos que entrar a revisarlos, pero estarán ahí. En algunos otros correos y programas se da la opción de bloquear los contactos que nos interese marcar como nocivos. De hacerlo, el servidor bloqueará la descarga de los mensajes, se quedarán un tiempo anclados y luego desaparecerán.

Con el sistema automático de Gmail

Si usas el correo gratuito de Google tenemos una buena noticia: la forma de darse de baja de las listas de spam es de lo más útil. En este caso, lo que hacemos es sacar partido a un proceso similar al del enlace de darse de baja que viene en los correos, pero con la seguridad de que en este caso nadie nos va a engañar. Cuando abrimos uno de estos mensajes de spam, Gmail lo analizará para detectar si existe la posibilidad de darse de baja. Si es posible, aparecerá un botón que tendremos que pulsar.

En ese momento, lo que hará Gmail será enviar un mensaje de petición de baja a la dirección de la lista de correo. El servidor debería interpretarlo como una petición de baja y así borrarnos de la lista de correo en cuestión. Pero es posible que esto no ocurra y que sigamos suscritos a la lista. En ese caso, Google se daría cuenta de ello y llevaría a cabo el marcado de la dirección de remite como spam para que, en caso de recibir más mensajes, todos vayan directamente a la carpeta correspondiente.

Usa programas de eliminación

La última técnica es el uso de software especializado que permite luchar contra el spam. Como podéis imaginar, hay una gran cantidad de herramientas entre las que podemos elegir. Si una de ellas no funciona de manera conveniente, siempre nos queda la posibilidad de recurrir a otro programa e ir probando la instalación de distintas opciones hasta que uno nos haya permitido librarnos de todos los problemas.

Algunas de las recomendaciones principales incluyen Delete.me, Unsubscriber o una de nuestras favoritas, Leave me alone. Cada uno de estos softwares enfocan la lucha contra el spam de una manera distinta, así que no perdáis la esperanza si os encontráis con una o dos opciones no terminan de ayudaros en lo que necesitáis para limpiar vuestra bandeja de entrada.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...