Invertir en contratos de futuro como una alternativa de protección

Los contratos a futuro representan un una forma de invertir estimando factores en el tiempo que puedan favorecernos y proteger nuestro dinero, conlleva un plazo negociado en un mercado organizado, donde ambas partes acuerdan la compra-venta de un activo (subyacente) a una fecha futura de liquidación predeterminada. El precio en estos contratos se estima y conviene mucho antes del vencimiento (es más, al inicio del mismo), con lo cual aseguramos de algunas forma una protección contra factores externos.

Una de las modalidades de inversión que esta tomando cuerpo hoy en día son los contratos a futuro; representan un una forma de invertir estimando factores en el tiempo que puedan favorecernos y proteger nuestro dinero.

Revisando un contrato – imagen del autor

Un futuro no es más que un contrato legal basado en un producto derivado, pero que conlleva un plazo negociado en un mercado  organizado,  donde ambas partes acuerdan la compra-venta de un activo (subyacente) a una fecha futura de liquidación predeterminada; esta es justamente la naturaleza de un futuro, se encuentra supeditado al valor de un activo subyacente. El precio en estos contratos se estima y conviene mucho antes del vencimiento (es más, al inicio del mismo), con lo cual aseguramos de algunas forma una protección contra factores externos que creamos puedan hacer variar el precio.

Los instrumentos que se negocian por su parte, son entre otros los activos de naturaleza financiera como por ejemplo valores (acciones de tal o cual compañía), préstamos e inclusive estimaciones de índices. Por otro lado también se negocian mercancías, este tipo de futuro se conoce como “commodities”, e incluye mercancías tales como materias primas (cobre, hierro, etc.).

En el caso de los  productos agrícolas por ejemplo, los contratos de este tipo sirven para que el comprador se asegure un precio satisfactorio al terminar el periodo de cosecha, por ello usualmente se adquiere la misma antes de iniciar el proceso de siembra; aquí algo interesante y un tanto evidente que nos servirá de ejemplo, los contratos a futuro implican un riesgo, algunas veces alto y otras no, en el caso agrícola por ejemplo, el riesgo será que la cosecha se pierda por plagas o desastres naturales; sin embargo los riesgos de un futuro son evaluables. Un ejemplo de este caso concreto es el mercado del aceite de Oliva.

Hay otras consideraciones interesantes sobre este tipo de inversiones; por ejemplo, no vayan a pensar que al contratar un futuro depositaremos el total del valor, se reducen las pérdidas en cuanto solo se deposita una parte de el al inicio del contrato, lo demás se abona al final; sin embargo si los valores generan ganancias antes del vencimiento, las nuestras se contabilizan por el total de lo contratado independiente si hemos pagado el total o no.

Las entidades bancarias y la bolsa ofrecen alternativas de inversión – imagen del autor

Asimismo, de acuerdo a lo señalado en el párrafo anterior, son bastante permeables al apalancamiento y susceptibles de manejarse bastante bien en relación a la especulación y permiten entre otras cosas, la venta antes de finalizado el contrato.

Por otro lado es bueno señalar que existe muchas veces confusión en cuanto a la  diferencia  entre  un contrato  forward o a plazos y un contrato de futuro; la diferencia principal son las condiciones, en los primeros los contratantes determinan las condiciones según sus necesidades; en cambio en los futuros, estas son condiciones estandar. Un ejemplo sencillo sería, si yo me compro un auto, lo adquiero según mis necesidades con tal o cual accesorio, esto es un forward; en cambio adquirir un futuro similar sería la compra de la fábrica de autos, la cuales e maneja de acuerdo a los estándares de la industria, pero no necesariamente como yo quisiera que venga.

La especulación de este tipo de contratos aumenta la liquidez, permite una adaptación más rápida de los precios a circunstancias cambiantes y posible situaciones desventajosas para el inversor a su vez que les permitirá distribuir mejor el riesgo. Sin embargo implica también que pudieran suscitarse situaciones de crecimiento acelerado de cierto tipo de empresas o un aumento en las variaciones del tipo de cambio a nivel macroeconómico en caso sean asumidos por un país, fomentando la especulación de moneda.

Nosotros como inversores tenemos amplias posibilidades en cuanto a proteger y ganar con nuestro dinero invirtiendo en este tipo de contratos; por ejemplo, un caso particular e ilustrativo es el del petróleo: sabemos que el petroleo rige la economía, si este sube se benefician las petroleras, pero se perjudican los inversores y las personas comunes; sin embargo no todo es color de rosa en este negocio, tal cual pudiera parecer, hay costos ocultos como los derivados de la exploración, que hoy por hoy son cada vez mal altos y riesgosos; costos de agotamiento, que incrementa el valor del petróleo en los demás pozos del yacimiento y por lo tanto el valor del barril; costes de extracción inherentes, que dependen de la zona y de las condiciones geográficas donde se extraiga y por supuesto los costos de transporte.

Refinería de petroleo ¿Cómo protegernos de el? – imagen de Wikimedia Commons, autor: Jesús Rincón.

Sin embargo el petróleo actualmente tiene sustitutos, el gas natural es uno de ellos, el carbón es otro; entonces ¿Cómo protegernos ante la subida del petróleo?, si sabemos que una subida del petróleo determinaría por lógica un incremento de consumo de sus sustitutos, entonces es conveniente invertir en futuros que impliquen a ellos como los ETF United States Natural Gas (UNG). Sin embargo tengamos en cuenta que este tipo de inversiones son de naturaleza volátil, lo que significa que se puede ganar si, pero también perder estrepitosamente.

Otra de las formas de protegernos es invertir en futuros relacionados con la industria ferrocarrilera, tomando en cuenta primero que dicha industria base su movimiento en la energía eléctrica renovable, algunos ejemplos son las acciones de la Burlington Northern Santa Fe (BNI) o de la Canadian Pacific Railway Limited (CP), dos compañías de ferrocarriles internacionales.

Ahora hay una página interesante que nos muestra la gran variedad de futuros que se negocian y que me encontré navegando por ahí, se trata de Barchart.com, ahí podrán observar los diferentes mercados de futuros que les estuve comentando como el de los metales, energía, monedas, índices, el mercado de granos, el de futuros financieros, etc.; asimismo se aprecian las variaciones, vencimientos y posiciones proyectadas bajas y altas. Borrad, también nos muestra otra visión de la variedad de futuros; ambas páginas están en inglés, pero nos muestran una idea que a pesar de la crisis financiera actual, de la caida del Dow Jones y la crisis en los Estados Unidos, este tipo de inversiones resultan una forma atractiva y rentable de proteger y obtener alguna rentabilidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...