Consejos para no perder citas ni llegar tarde a compromisos

Tener una agenda organizada te ayudará a no saltarte citas y no verte en situaciones comprometidas por un despiste.

La vida del profesional puede ser muy intensa y agotadora. En algunos momentos confiamos demasiado en nuestra cabeza y, aunque tenemos un calendario mental muy bien estructurado, se nos pasan citas o compromisos a los que llegamos tarde (o ni llegamos). Por ello, es recomendable que utilicemos todas las herramientas que estén en nuestra mano para evitar situaciones desagradables en las que veamos nuestro trabajo afectado por no recordar algo importante. ¿Cómo hacerlo? Podemos aplicar una serie de consejos que os vamos a detallar en las próximas líneas.

Configura un calendario online

Y sincronízalo con todos tus dispositivos. Eso ayudará a que tengas un buen sistema de información de tus citas y de tu agenda para que no se te pase nada. Por supuesto, tienes que recordar dar de alta cada vez que tengas un nuevo compromiso o evento al que asistir. Si lo llevas sincronizado todo dentro del calendario y lo compruebas de manera habitual o configuras las alarmas y notificaciones pertinentes, posiblemente no volverás a olvidar nada y estarás bien preparado ante todo.

Lo que no te recomendamos es que te acostumbres a silenciar las notificaciones cuando las recibes o que incluso hagas un bloqueo de las mismas. A veces los recordatorios del calendario pueden ser un poco agobiantes, pero hay que pensar en ellos como una herramienta de apoyo que nos proporciona el soporte que necesitamos para que el día a día no se descontrole.

Escribe y toma notas

Son muchos los profesionales, incluso grandes ejecutivos, que todavía llevan un pequeño bloc de notas a todas partes con el que se apoyan en su día a día. No hay que confiar plenamente en los dispositivos móviles como tablets o smartphones, porque, en ocasiones, no son la mejor herramienta para memorizar y darle agilidad a tu cerebro. Un bloc de notas con un bolígrafo puede ser una mejor opción y lo que te ayude a desarrollar una memoria más eficiente tanto a corto como a largo plazo.

Utiliza este bloc de notas para hacer anotaciones de las citas, los horarios o los pequeños detalles que tengas que recordar y vincular con cada uno de los compromisos. Lleva un boli siempre contigo y te ayudará como soporte en momentos específicos. Al escribir esos datos que quieres recordar, tu cerebro será más capaz de recordarlos en comparación a hacerlo con una aplicación usando un dispositivo móvil.

No te olvides del correo electrónico

Tu correo electrónico, por mucho que las aplicaciones móviles se hayan convertido en una de las normas en el día a día de los profesionales, sigue siendo una herramienta que no debes dejar de lado. Alrededor del e-mail continúa circulando absolutamente todo, desde las notificaciones de tu calendario, que también se vincularán con el correo, hasta los mensajes que recibas por parte de compañeros de trabajo o clientes. Si te olvidas de algo, el correo seguro que es una de las primeras herramientas con las que lo descubres.

Con el correo también puedes establecer avisos que te ayuden a saber, con anterioridad, cuándo se acerca una de las citas. Lo más recomendable es que revises la bandeja de entrada del correo electrónico todas las mañanas. Eso te ayudará a establecer una mejor planificación del día que tienes por delante. En este sentido, te recomendamos revisar tanto los nuevos correos recibidos como los que hayas dejado en la bandeja de entrada anteriormente. Si no los has eliminado, posiblemente sea por una buena razón.

Haz caso de los recordatorios

Si comienzas a ignorar los avisos que recibas en el móvil o el correo electrónico, acabarás teniendo un descontrol que irá sumando problemas de manera progresiva. Intenta mantener un espacio en tu memoria y tu cerebro dedicado a los recordatorios, pero, si no puedes hacerlo, confía en que sea tu calendario el que se ocupe de todo y sigue todos los recordatorios.

Además, si en algún momento te despistes y se te pasa alguna de estas notificaciones o incluso una cita importante que tuvieras planificada, lo mejor es que lo asumas y que intentes no volver a caer en el error. En el momento en el que te alejes demasiado del uso del calendario es cuando notarás cómo la situación se descontrola y que comienzas a no cumplir con tus compromisos de una manera repetida.

Reduce la carga de tu agenda

En último lugar, para los casos en los que la situación es crítica y no encuentres la manera de organizarte de ninguna forma, lo mejor es que intentes tener una agenda más ligera. Hay situaciones en las que es mejor asumir la realidad y tomar la decisión de comenzar a tener menos reuniones, menos compromisos y una menor carga de momentos en los que puedes llegar a sufrir el problema de olvidar una reunión.

Con un cambio en nuestro día a día podríamos encontrarnos mucho más relajados en cuanto a planificación y poder cumplir con todas las citas. Quién sabe, quizá sea lo que necesitamos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...