Consejos para mejorar tu entorno de trabajo personal

Si personalizas tu zona de trabajo y le das un estilo más animado conseguirás que ese soplo de aire fresco potencie tu productividad.

¿Teletrabajando? ¡Bienvenido a ese club con cada vez más miembros! ¿Necesitas algunas ideas que puedan ayudarte a encontrarte más a gusto? Seguro que te vienen bien. Lo que hemos preparado en este caso son algunos consejos para que consigas mejorar tu entorno de trabajo y que así hagas tus tareas de una manera más agradable, satisfactoria y, no menos importante, con mejor productividad.

Organiza tu mesa

Esto es lo primero que tienes que hacer y lo que seguro que te ayuda a ver las cosas con otra cara. Que dejes de tener toneladas de papeles y cosas por encima de la mesa te aportará una sensación revitalizadora. Te sentirás más tranquilo y podrás pensar con más facilidad y transparencia. A veces pensamos que nos encontramos cómodos dentro de “nuestro desorden”, pero seguramente nos lleguemos a encontrar mucho mejor si no tenemos todo de por medio.

Si ordenas tu mesa y limpias, aunque sea por encima y poco a poco vayas dejándola mejor con el paso de los días, notarás una mejora significativa. Es posible que la solución no sea limpiar dramáticamente tirando todo lo que encuentres, sino en organizar. Es decir, quizá tengas muchos papeles y puedas ponerlos todos en una bandeja o en una serie de carpetas que sigas teniendo en tu mesa, pero que te permitan tenerlo todo más ordenado y accesible.

No es algo que tenga que suponer una inversión significativa y acabará beneficiándote mucho. Eso sí, asegúrate de intentar mantener ese orden que has puesto para que no sea algo que solo dure unos pocos días. Porque a veces eso es lo que ocurre: que todo vuelve a estar como estaba casi de manera inmediata.

Dale personalidad a tu espacio

No dejes que a tu lugar de trabajo le falte esa chispa propiamente tuya que tanto carisma le aporta. Es imprescindible que personalices tu espacio, que le aportes tu estilo, tu imagen, lo que te guste y que sea fácilmente reconocible por parte de quien lo vea. Esto se aplica tanto al teletrabajo como a la oficina. Al fin y al cabo, ¿No te has fijado en que cada vez es más habitual ver figuritas, adornos y objetos personales en las mesas de la oficina?

Piensa en cosas divertidas, que transmitan un sentimiento de relajación y que hagan que te sientas bien. Un muñeco, una figura, una foto, un dibujo, un póster incluso… hay miles de posibilidades por las que puedes optar. No dejes que una mesa de trabajo aburrida y sin personalidad se convierta en el espacio en el que estés más horas a lo largo del día. Dale vidilla, disfruta y siéntete bien cada vez que estés ahí sentado trabajando y dando lo máximo de ti mismo.

Consigue la mejor iluminación

Otra cosa que tienes que tener en cuenta es la importancia de tener una buena iluminación. No dejes que la oscuridad o que la falta de luz natural sean algo que te termine pasando factura. Te sorprenderías de lo mucho que una buena iluminación puede hacer por tu nivel de productividad. Asimismo, no solo es importante la luz natural que tengas, sino también la calidad de tu luz artificial. Intenta cambiar las bombillas clásicas por luces más convenientes que no solo sean más ecológicas, sino que produzcan una mejor sensación a la vista. Y no olvides que trabajar a oscuras no es muy recomendable (lo decimos por todos los que tenéis la costumbre de trabajar en el dormitorio mientras vuestra pareja está durmiendo).

Intenta expandir tu zona de trabajo

La idea de limitar tu área de trabajo a una sola mesa, por ejemplo, es algo que nos tenemos que sacar de la cabeza. Lo cierto es que es una idea que resulta demasiado cuadriculada. Si tienes espacio suficiente, algo que posiblemente sí ocurra si estás teletrabajando en la comodidad de tu hogar, te recomendamos que optes por intentar expandir tu espacio con complementos.

Por ejemplo, una cajonera vertical a tu lado en la que puedas guardar cómodamente todo tipo de herramientas o de útiles que utilices en tu día a día. Tampoco estaría de más que hicieras algo por mejorar tu asiento, tu propia mesa y la comodidad del uso de tu ordenador o incluso asegurarte de tener un mejor sistema de entretenimiento que te haga compañía mientras trabajas (unos buenos altavoces para no depender del sonido regulero de tu ordenador portátil).

Inspírate para no bajar el ritmo

A veces estar en casa significa tener la “tentación” de bajar el ritmo y no trabajar tanto como deberíamos. Por ello, lo que podemos hacer es buscar la manera de inspirarnos. ¿Estamos esperando impacientes a que lleguen las vacaciones? ¿Estás ahorrando para comprar algo? Seguro que tener ese tipo de idea en la cabeza te ayuda a presionarte un poco más (dentro de lo que resulta adecuado) y a seguir avanzando para cumplir el sueño o meta que tengas por delante.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...