¿Cómo finalizar un día de forma más relajada?

Si quieres terminar el día de una manera más relajada, te recomendamos varias acciones que puedes llevar a cabo con facilidad.

Has pasado una jornada de trabajo constante y estás suficientemente cansado como para querer terminar el día de una forma un poco más relajada. Pero las costumbres que solemos tener no son precisamente las que más nos relajan. Sigue leyendo para que te demos algunos consejos sobre lo que deberías hacer para que el día termine con una sonrisa y con la sensación de poder relajarte de una vez por todas.

Toma una bebida relajante

Y la realidad es que una bebida relajante puede ser cualquier tipo de opción siempre y cuando no tenga cafeína. Hay personas a las que les relaja mucho beber un vaso de leche caliente antes de ir a dormir. En algunos casos, se trata de una tradición que realizan desde que eran pequeños y que han mantenido con el paso de las épocas, ayudándoles a relajarse en gran medida. Otras buenas recomendaciones son un té, una manzanilla, un vaso de leche con un poco de miel y mil otras combinaciones. Tómate esa bebida mientras haces algunas de las otras cosas que te vamos a recomendar en esta lista.

Repasa lo que has hecho en el día

Hay muchas personas que no se plantean este tipo de acción, pero puede ser una de las mejores ideas que tengas por su capacidad para transmitirte un elevado nivel de relajación. Piensa, durante unos minutos, en lo que has hecho durante las últimas horas y analiza si estás satisfecho con el día que has tenido. Si no estuvieras satisfecho, quizá podrías pensar en qué es lo que ha fallado e intentar ponerle remedio para el día siguiente. Intenta no presionarte y verlo todo de una forma positiva. Estás acabando un día y luego comenzarás uno nuevo, así que tienes mucho tiempo por delante. ¡Sé positivo!

Deja a un lado los dispositivos

La presencia de dispositivos a tu alrededor no te ayudará a relajarte. Cuanto más cerca tengas el móvil, más pensarás en echar un vistazo rápido a la bandeja de entrada de tu correo electrónico. En general, se recomienda que todos los dispositivos estén lejos de ti alrededor de 1 hora antes de irte a la cama. Esto incluye no solo el móvil, sino también el smartwatch o la consola. Más allá de la distracción que puedan resultar estos dispositivos para tu relajación, también tienen el problema de emitir ondas que pueden afectar al nivel de relajación y descanso del que disfrute tu organismo.

Prepara la habitación para dormir

No hay nada que te haga sentir más ganas de irte a dormir plácidamente que ver que tienes todo preparado para el día siguiente, que la cama está lista y que la habitación emana limpieza por todos los costados. Por ello, intenta que todo esté listo y que no haya nada que pueda perturbar tu estado de ánimo. Asegúrate de que la temperatura es la adecuada, que la persiana está bajada y las cortinas echadas. Aunque no lo creas, todos estos pequeños ajustes ayudan muchísimo a que te relajes y puedas descansar mejor.

Date una buena ducha

Otra de las recomendaciones fundamentales. La ducha, a ser posible caliente, ayudará a que tu cuerpo baje todas las defensas y que esté totalmente preparado para que te vayas a la cama. Piensa que lo mejor es que te des la ducha después de la cena, a excepción de que te hayas pegado la comilona del siglo y tu estómago esté muy ocupado haciendo la digestión. Usa algún gel o sales aromáticas en la bañera para incrementar la sensación de relax.

Si quieres, antes de la ducha puedes hacer un poco de ejercicio y que así tu cuerpo entre en un mayor estado de relajación. Debe ser un ejercicio suave que no lleve a que tu cuerpo quede exhausto. Puedes hacer algunos estiramientos o ejercicios de yoga que están pensados para un momento del día como este. Lo que es importante es que no hagas el ejercicio justo antes de irte a la cama, porque eso provocará una reacción distinta en tu cuerpo y posiblemente te despertará en vez de relajarte.

Haz una sesión de meditación

Meditar será la pieza definitiva del puzle que te llevará a disfrutar del mejor descanso posible. Una vez te acostumbres a hacer sesiones de meditación, seguro que se acaban convirtiendo en un recurso imprescindible en tu vida. Pero, para ello, primero tendrás que aprender a meditar (si aun no sabes cómo). Lo mejor es que recurras a un libro, un programa especializado que veas online o algún tipo de aplicación. Sabemos que todo esto choca con la recomendación de abandonar los dispositivos que hemos mencionado antes, pero será un mal menor para poder meditar.

Cuando acabes de meditar, vuelve a guardar el móvil o apaga la tele y prepárate para disfrutar de una noche de descanso que te ayudará a despertarte totalmente como nuevo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...