Beneficios de jugar al ajedrez para tu mente

Jugar al ajedrez tiene una gran cantidad de ventajas y beneficios que nos ayudarán a mantenernos más sanos.

El ajedrez es uno de los juegos de mesa más clásicos y que, además, más se practican entre todo tipo de personas. Se trata de una actividad que aporta un gran desafío y en la cual hay que pensar para ganar. Juegan niños y mayores, pero, sobre todo, suele ser el juego elegido por los amantes de la estrategia y de la planificación. Tanto si todavía juegas, como si hace tiempo que lo has dejado, pero no lo olvidas, es bueno que conozcas cuáles son los beneficios que tiene disfrutar de este juego, porque no son precisamente pocos.

Reduce enfermedades del cerebro y ayuda a mantener la calma

Las propiedades beneficiosas para la salud que tiene el ajedrez son tan numerosas que no se pueden resumir en un simple titular. Hay que hablar de ello a fondo para que se pueda llegar a comprobar. Por ejemplo, una de las cosas que están probadas es que ayuda a retrasar la aparición de posibles síntomas de demencia. También beneficia en la reducción del declive cognitivo del cerebro, ayudando a que nuestra mente se mantenga más activa y que siempre este ejercitándose. No hay que olvidar que, el cerebro, es como un músculo, el cual necesita estar en movimiento para no echarse a perder.

Sus propiedades, en este sentido, van más allá. Mejoran la capacidad de cálculo, las habilidades visoespaciales y nuestra memoria, dándole un desafío que siempre hará que se mantenga activa y en forma. También ayuda a combatir los efectos del déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y mejora el rendimiento de los niños. Por otro lado, se han realizado estudios en los que se ha podido comprobar, aunque a baja escala, que recurrir al ajedrez en momentos de tensión y estrés puede ayudar a que se eviten ataques de pánico. Parece que, en este sentido, jugar al ajedrez puede transmitir una gran sensación de calma, de ahí que sea una buena idea jugar cuando se está entrando en un estado de pánico casi irreversible.

Mejora de la memoria

Jugar al ajedrez no solo consiste en mantener la memoria en forma y asegurarnos de conseguir una salud que nos ayude a vivir más y mejor. También se trata de un tipo de juego que nos beneficia a la hora de lograr que nuestra capacidad de memoria sea superior. Esto se puede ver en algunos de los grandes campeones de ajedrez que comenzaron a jugar cuando eran muy jóvenes.

Mantener una rutina de jugar al ajedrez casi a diario ayuda a que la memoria alcance sus máximos y a que el acceso a la información sea cada vez más rápido. Solo hay que recordar a Kasparov y cómo sus partidas eran auténticos ejercicios de memoria rápida y de pensamiento acelerado. Cuando los turnos de los rivales llegaban hasta a los 3 minutos, él jugaba siempre con turnos de 20 segundos que le empujaban a que su cerebro rindiera a un nivel superior al de todos los demás participantes.

También ayuda a ponerse en forma

¿Quién podría imaginar que el ajedrez pueda ser un deporte físico? Pues resulta que lo es. A lo largo de la historia hay diversos especialistas que han demostrado que las partidas de ajedrez pueden resultar entrenamientos físicos realmente duros. Todo el mundo recuerda cómo el jugador Mikhail Antipov llegó a quemar casi 600 calorías durante una partida que se extendió a lo largo de dos horas. Esa cantidad de peso quemado es equivalente a lo que queman otros deportistas, como futbolistas o tenistas, durante una sesión de deporte intensa de solo una hora.

Hay datos estadísticos que están apoyados por entidades relacionadas con el ajedrez que aseguran que, en un periodo de torneos, los jugadores de ajedrez pueden llegar a quemar unas 6000 calorías diarias. Por lo tanto, aunque no parezca, de ninguna de las maneras, un ejercicio físico, lo cierto es que el juego del ajedrez puede ayudar mucho a perder peso y ponerse en forma.

Nos ayuda a concentrarnos y resolver problemas

Una partida de ajedrez requiere que estemos atentos, concentrados a todo lo que ocurre sobre el tablero. Hay que aislarse directamente en el juego para poder visualizar las piezas de forma tridimensional y ser capaces de analizar todas las posibilidades. Ese alto nivel de concentración nos ayuda a visualizar la situación y poder resolver cualquier tipo de problema con el que nos encontremos. Todo ello lo aplicamos luego en nuestro día a día y trabajo de una manera conveniente, resultando un gran beneficio.

Potencia el coeficiente intelectual

Hay cierta relación entre los niños que han demostrado un mayor coeficiente intelectual y aquellos que, desde pequeños, han jugado al ajedrez. Esta relación lo convierte en un juego beneficioso que hay que tener muy en cuenta para cualquier niño que está en crecimiento y desarrollo.

Esto permite no solo llegar a tener un coeficiente intelectual alto, sino también beneficiarse de otras ventajas, como mejor razonamiento matemático, más imaginación e incluso consigue dar un empujón a las capacidades de sociabilidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...