5 cosas que debes saber antes de emprender con un negocio

¿Estás pensando en emprender? Te damos cinco recomendaciones que será fundamental que tengas en cuenta antes de comenzar.

Como os hemos comentado en otras ocasiones, emprender no es fácil. Por ello, es imprescindible que tengas consejos a mano en los que te puedas apoyar a fin de fomentar que tu inicio como emprendedor resulte un poco más sencillo. Echa un vistazo a las cinco cosas que te indicamos en las próximas líneas y que seguro que te vendrán muy bien.

1. Emprende con paciencia

Todos los especialistas y emprendedores te dirán lo mismo: no tengas prisa. Emprender es un trabajo que te llevará mucho tiempo y en el cual deberás ser paciente. Ningún emprendedor consigue sus objetivos actuando con prisa o a la desesperada. Nunca sabes cuánto tiempo vas a poder necesitar para poder alcanzar tus metas o llegar a lograr que tu idea se convierta en un negocio de éxito. Tienes que ser paciente y no dejarte influir por la presión del tiempo, porque posiblemente eso hará que cometas errores y que te alejes de las metas que te planteaste en el primer paso.

En relación a esto, también te diremos que es imprescindible que no te obsesiones con el final del camino. Si, por ejemplo, estás pensando en emprender con la intención de alcanzar determinados objetivos y luego vender tu negocio, será recomendable que no te obsesiones con la idea de la venta. Hay muchos emprendedores que se queman pensando en el día de la venta y que, por ello, no consiguen cumplir con las metas que se han establecido. Nuestra mente, por desgracia, se puede transformar en uno de los peores enemigos que suframos a lo largo del camino.

2 – Asegúrate de cubrir una necesidad del mercado

Un error común entre emprendedores se encuentra en comenzar a trabajar en un proyecto por el que tienen un interés especial, normalmente personal. Pero, antes de trabajar, no piensan en el impacto que tendrá ese producto en el mercado. ¿Será del interés de alguien? ¿Cuánto podría llegar a vender? ¿Será un éxito? ¿Qué tipo de competencia se va a encontrar? ¿Es lógico trabajar en ello o resulta una mala idea? Estas preguntas hay que hacérselas antes de tomar una decisión firme sobre el emprendimiento que tengas en la cabeza.

Lo que buscamos en este punto es evitar hacer un trabajo o una inversión que acaban en saco roto porque resulta que nadie se ha interesado por el proyecto. Estudia el mercado y analízalo para comprobar que no vas a tropezar en el proceso.

3 – Consigue financiación

Emprender sin un fondo al que puedas recurrir, será muy complicado. No importa de dónde salgan los fondos, pero necesitas dinero con el que comenzar a trabajar. No pienses cosas como “ya me ocuparé de eso luego”, porque al final la búsqueda de financiación se va dejando de lado hasta el punto en el que te puedes encontrar ante un camino sin salida por no disponer de los fondos. Es mejor que la operación de financiación que tengas prevista te permita comenzar holgadamente y que no tengas que estar preocupándote de los ingresos durante, al menos, un periodo de seis meses.

Muchos expertos recomiendan que ese periodo se pueda alargar hasta un año para así evitar momentos de estrés. Por otro lado, hay que entender que no se puede tener en cuenta como financiación las planificaciones de ingresos, puesto que no hay nada garantizado acerca de ello.

4 – Rodéate de un buen equipo

Si estás tras la búsqueda de socios y de personas que vayan a formar parte del proyecto desde el principio pensando en tener un gran futuro en el negocio, piensa muy bien a quién vas a incorporar en el equipo. El motivo de ello es que los inicios de la empresa serán difíciles y necesitarán personas que estén dispuestas a involucrarse, a tener un alto nivel de implicación y a estar en los momentos más difíciles por los que posiblemente pasará el negocio.

Piensa, al principio, en especial, en cubrir todos los puestos que van a ser imprescindibles para que tu empresa pueda alcanzar la estabilidad y comenzar a crecer.

5 – Prepárate para los cambios

Es poco habitual que un proyecto se desarrolle exactamente de la manera en la que fue concebido en la primera fase de emprendimiento. Los cambios son naturales y se tienen que aplicar teniendo en cuenta diversos factores, como el feedback que recibes en la fase previa al lanzamiento o los comentarios que te hagan posteriormente los clientes de tu negocio.

Uno de los consejos principales que tienes que recordar es ser abierto de mente y estar preparado para que se produzcan cambios en el desarrollo de tu negocio. Intenta mantenerte en una línea estable y ser fiel a la idea original que tuvieras para que así no tengas nada que lamentar. Más allá de ello, entiende que, en ocasiones, las modificaciones son necesarias para alcanzar tus metas. En otros casos, los cambios serán para mejor y reconocerás que te acaban dando una ventaja considerable a la hora de alcanzar tus metas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...