Tipos De Cambio En El Mercado De Divisas

El mercado de divisas es el más activo del mundo, en el se intercambian monedas diferentes las cuales son aportadas tanto por individuos, empresas, bancos e instituciones gubernamentales. Sin embargo mediante este mercado no solo se cambian monedas, también es un motor de intercambio de fondos o poder adquisitivo de un país a otro, lo que conlleva a una vinculación estrecha con el mercado de capitales internacional.

El mercado de divisas es el más activo del mundo, en el se intercambian monedas diferentes las cuales son aportadas tanto por individuos, empresas, bancos e instituciones gubernamentales. Sin embargo mediante este mercado no solo se cambian monedas, también es un motor de intercambio de fondos o poder adquisitivo de un país a otro, lo que conlleva a una vinculación estrecha con el mercado de capitales internacional.

Sin embargo para poder ejecutar las operaciones de intercambio, es necesario establecer un tipo de cambio o paridad cambiaria, el cual representa la equivalencia de una moneda con respecto a otra. A este respecto existen tres diferentes sistemas para establecer el tipo de cambio, el sistema fijo, el flexible y el manejado.

El primero de ellos, relacionado con el cambio fijo, se produce cuando el gobierno hace  las veces de ente regulador, empleando como representante a su Banco Central. Por este sistema se establece la paridad de la moneda propia frente a una extranjera, y el Banco Central deberá tomar todas las medidas necesarias para mantenerla.  Es interesante notar que este tipo de cambio se basaba antes en patrones como el oro; por ejemplo con la puesta en marcha del Fondo Monetario Internacional (FMI), los valores nominales de las monedas de los países miembros fueron definidos en términos del patrón oro. Este tipo de valoración permite establecer las paridades cambiarias, tomemos el caso del cambio dólar-libra. Durante años el precio oficial del oro en dólares fue de 35 dólares la onza; sin embargo en Inglaterra el precio oficial del oro era de 14.58 libras esterlinas por onza, ello nos permite establecer la tasa oficial de cambio dólar-libra, la cual por simple división sería de 2.40 dólares por libra esterlina.

Como hemos visto en el ejemplo anterior, el empleo del patrón oro, facilita la tarea de establecer paridades. En los tiempos actuales las cosas han cambiado un poco, la influencia que ejerce actualmente el comercio internacional, ha determinado que el uso del oro como medida de medición, se emplee de manera relativa.


Este sistema de cambio fijo, contempla algunas características distintivas. La primera de ellas se relaciona con la intervención de los gobiernos, estos fijan el precio del oro y, por lo tanto, el valor de su moneda. El valor paritario del oro es su precio en la moneda fijado por el gobierno y este mantiene la convertibilidad de la moneda nacional en oro. Lo anterior significa que el gobierno compra o vende automáticamente la moneda nacional a cambio de oro al valor paritario, asumiendo una política de respaldo del oro o cobertura al 100%. Sigue siendo importante en este mecanismo el establecer un equilibrio entre la entrada y la salida de capital (manera de expresar el movimiento de oferta y demanda de la moneda local), para poder mantener un tipo de cambio fijo.

Por otro lado el tipo de cambio fijo tiene algunas modalidades. Una de ellas el tipo hard pegged, presenta a los Bancos Centrales como absolutos determinantes del tipo de cambio; aquí se encuentran los sistemas de manejo con el Patrón Oro y las cajas de convertibilidad (currency board); ejemplos claros son los Argentina y Hong Kong en su oportunidad. La segunda modalidad es la relacionada con el Fijo Ajustable (adjustable pegged), aquí el tipo de cambio es regulado por los Bancos Centrales, los cuales anuncian un determinado tipo de cambio que se puede ajustar de tiempo en tiempo. El sistema fijo de Mini devaluaciones (crawlinng peg) se basa en un cronograma de precio el cual es entregado por el Banco Central. Por último el sistema de cambio fijo por Bandas cambiarias (target zone) contempla una delimitación de márgenes de los cuales el tipo de cambio no debe escapar; estos márgenes son fijados también por los Bancos Centrales.

Como dijimos anteriormente factores como el comercio internacional han determinado que, si bien es cierto, muchas economías basan el manejo de su moneda en tipos de cambio fijo, ya no se sustente en el patrón oro, mas bien se adopta el valor de la moneda local basada en una moneda más fuerte de circulación mundial. El dólar norteamericano es actualmente esa moneda, pero el Euro va tomando fuerza cada vez más en las economías mundiales por su estabilidad.

El caso del tipo de cambio flexible, es bastante diferente y se relaciona con una modelo de intervención cero por parte de los Bancos Centrales en lo que respecta al valor de la moneda dentro del mercado internacional. Las reservas internacionales en divisas extranjeras de un país permanecen semi-constantes, y las fluctuaciones en oferta y demanda de una moneda se reflejan directamente en las paridades.

Actualmente no existe un país que tenga en marcha un mecanismo totalmente flexible para establecer el tipo de cambio. Incluso Estados Unidos, a través de la Reserva Federal (Fed), interviene en el mercado de divisas internacionales, estableciendo de alguna forma la alza o a la baja en relación a la paridad de su moneda frente a la de otro país, según sean sus necesidades internas.

El tercer punto se relaciona con el cambio manejado, en el cual el Banco Central interviene en determinadas situaciones para mejorar o ayudar a controlar las fluctuaciones en el valor de su moneda, sin llegar a extremos de fijar el tipo de cambio. Este método se observa constantemente, sobre todo en las economías de libre mercado, donde la oferta y la demanda determinan el valor de las monedas y regulan las transacciones, siendo el comercio el principal motor de cambio.

Podemos deducir que este esquema es el que esta en boga en el manejo de las divisas de los países, donde el actor principal es el comercio internacional, el cual soporta el  mayor peso en el establecimiento del tipo de cambio, muy por encima incluso de la decisión de los gobiernos y del manejo de los Bancos Centrales. La razón de este razonamiento se debe a que este sistema esta basado en un intercambio real de mercancías, bienes y servicios, y por ende de divisas; señalando de esta forma un ejemplo claro de la aplicación de la oferta y la demanda en el mercado de divisas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...