Lo que está en juego en la huelga del fútbol español

Los jugadores de Primera, Segunda y Segunda B aseguran que suspenderán indefinidamente su actividad a partir del próximo viernes si no se atienden sus demandas.

Liga

A estas alturas de la temporada, la gran mayoría de equipos de primera y segunda división (y Segunda B) apuran sus opciones de lograr o superar los objetivos previstos al comienzo del curso. Sin embargo, en las últimas semanas la actualidad futbolística ha cedido mucho protagonismo a los tambores de huelga que planean sobre las principales competiciones españolas. La Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), presidida por Luis Rubiales (ex jugador del Levante), ha anunciado que los jugadores españoles suspenderán indefinidamente su actividad el próximo 16 de mayo.

¿Qué reivindicaciones empujan a los futbolistas a dar un paso como este en el momento más decisivo de la temporada? Esencialmente, este colectivo está molesto por su exclusión de las negociaciones para conseguir un sistema de venta de derechos televisivos centralizado. Este sistema, aprobado mediante un real decreto ley a finales de abril, permitirá a la Liga BBVA vender sus derechos de televisión en bloque, beneficiando a los pequeños equipos con poca fuerza para negociar. ¿Qué hay de malo en ello? Los futbolistas entienden que no se les ha tomado en consideración.

Dicho de otro modo, el real decreto y el acuerdo alcanzado entre los agentes implicados no incluyen ninguna cantidad fija o variable del pago de esos derechos que corresponda directamente a los jugadores. En consecuencia, los futbolistas consideran que el nuevo formato les supondrá un perjuicio económico. La AFE cuantifica en el 1,5% del total del dinero generado por la venta de los derechos televisivos la cifra que debería repartirse entre los jugadores. Para dar mayor popularidad a sus demandas, los futbolistas aseguran estar defendiendo los intereses de los más modestos.

Sin embargo, lo cierto es que el decreto de la discordia supondrá un alza generalizada de los ingresos televisivos por parte de los equipos de Segunda División B y también generará más recursos para el fútbol femenino, uno de los grandes olvidados. Para acabar de complicar las cosas, la Federación Española de Fútbol ha respaldado tácitamente a los huelguistas mientras que la Liga de Fútbol Profesional ha presentado una demanda.

Vía: El País.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...