Leasing: Una Alternativa de Financiación

leasing-inicial.jpgUn contrato de Arrendamiento es un acuerdo por el que el arrendador cede al arrendatario, a cambio de percibir una suma única de dinero o una serie de pagos o cuotas, el derecho a utilizar un activo durante un periodo de tiempo determinado; ello implica dos partes: el Arrendatario que es quien utiliza el activo y el Arrendador, el propietario del activo hasta el final del contrato. Este tipo de acuerdos comerciales se muestran como una alternativa de compra de equipo moderno y una forma de acceder a tecnología que muchas veces por su alto valor no esta al alcance de los flujos de caja actuales de las empresas.

Pero porque las empresas escogen el arrendamiento o leasing como una alternativa, esto se debe a que los Arrendamiento a corto plazo son prácticos, evitan costos innecesarios y adquirir bienes que no será usados posteriormente por el cual se obtendría un valor de reventa menor que el desembolso; asimismo muchos contratos de leasing contemplan el mantenimiento del bien que se esta arrendando por lo cual es una alternativa costo cero para la empresa que no debe preocuparse por cuestiones tales como repuestos o reparaciones. Otra razón importante y que presenta a este tipo de contratos como un alternativa atractiva es que el Arrendador es el poseedor del activo arrendado y deduce la depreciación de sus ingresos disponibles (esto al momento de elaborar el balance). Por último siempre esta latente la posibilidad de adquirir el activo al final del contrato (opción de compra), considerando que muchas veces el bien se encuentra en perfecto estado de funcionamiento y acorde con la tecnología vigente es una alternativa excelente para engrosar la cuenta del activo y desembolsando un valor residual por lo general igual a una cuota.

En el mundo financiero y comercial existen dos forma de Leasing de uso común y aceptadas legalmente: el Operativo y el Financiero. Una de ellas el Leasing Operativo es un contrato de arrendamiento entre dos partes (arrendador y arrendatario) suscrito por un periodo menor a la vida útil del bien, las empresas utilizan este tipo de arrendamiento para periodos entre 6 y 24 meses, con los cuales no se alcanza a recuperar el costo total. Por lo general, en este tipo de contratos, no se ejerce opción de compra al final del periodo, pero si se contempla una renovación del equipo ya obsoleto o desgastado objeto del leasing la cual corre por cuenta del Arrendador; asimismo este asume los riesgos tanto crediticios como también los costes por obsolescencia y desgaste.

El Leasing Operativo es una alternativa de financiamiento que es perfectamente compatible cuando la empresa necesita adquirir activos que requieren un servicio de mantenimiento riguroso o que tienen la característica de depreciarse rápidamente (por ejemplo los ordenadores, equipos neumáticos para la construcción, bombas, etc); tiene además la posibilidad de renuncia o quiebre del contrato sin penalidad legal.

Por otro lado el Leasing Financiero es un contrato en el cual intervienen tres partes: el arrendador representado por la compañía de leasing, el arrendatario y una entidad bancaria, es el tipo de leasing más empleado por las empresas. Este contrato procede cuando el Arrendador (generalmente una entidad financiera o una Cía. de leasing) acuerda financiar por un período determinado, a través de una Entidad Financiera, la entrega de un equipo al Arrendatario con opción de compra al final del contrato por el valor residual del bien. Los plazos son similares a la vida económica del bien, y el contrato se celebra sin opción de renuncia por parte del Arrendatario, es decir los pagos deben efectuarse hasta el final del mismo.


Este tipo de contrato se presenta como una alternativa más convenientes desde el punto de vista del costo financiero puesto que los pagos del arrendamiento se concentran al final del periodo, el Arrendador asume el mantenimiento y el Arrendatario puede obtener el bien al final del contrato por un valor residual mínimo en comparación con su operatividad.

A mi entender este tipo de arrendamiento tiene dos características esenciales. Una característica legal, por la cual se asume que la propiedad del bien es de la empresa arrendadora durante el período de vigencia del contrato, la misma que será transferida al cliente siempre y cuando éste haya cumplido satisfactoriamente con las obligaciones estipuladas en el contrato de arrendamiento financiero y ejerza su derecho de opción de compra. Una característica financiera, que determina que los plazos dependen del tipo de bien a adquirir (vida útil) y de la capacidad de pago (generación o flujo de caja). En el caso Peruano, para aprovechar el beneficio que ofrece la legislación vigente de depreciación acelerada, los plazos mínimos para gozar de este beneficio son de 60 meses para inmuebles y de 24 meses para bienes muebles.

Veamos como funciona el Leasing Financiero, supongamos que somos una empresa que presta servicios de mantenimiento a domicilio y desea adquirir activos para el transporte de sus técnicos y herramientas. Se firma el contrato de arrendamiento financiero leasing, en el cual el costo de la camioneta esta determinado por C y por el cual el arrendatario se compromete a pagar una cuota mensual de arrendamiento R, durante n meses; asimismo al vencimiento del contrato, el arrendatario tiene la opción de adquirir el bien por S. Si el arrendador desea ganar una tasa i. La ecuación de valor quedará matemáticamente así:

leasin2.jpg

El caso es que la empresa de mantenimiento “los eficaces” necesita urgentemente adquirir estos bienes cuyo costo es 800.000 Euros; el problema es que no cuenta con ese dinero disponible en el momento, por lo cual firma un contrato de Arrendamiento Financiero por el periodo de seis años y con un valor de opción de compra al vencimiento del contrato, equivalente al 10% del valor del costo con una tasa del 4% efectiva anual; asimismo se acepta que el pago de cuotas de arrendamiento hasta que este quede vencido. Aplicamos la formula y obtenemos el valor de la cuota:

leasing1.jpg

Ahora veremos la conveniencia de este asunto, para ello construimos la Tabla de Cuotas (Pagos) y verificamos el valor residual al final del contrato:

leasing3.jpg

En el caso práctico podemos observar que el valor inicial del Activo era 800,000.00 Euros y al final de la vida útil la empresa puede adquirir dicho bien por la suma residual de 80,000.00 Euros es decir a 10% de su valor original; esto se presenta como una alternativa rentable para la empresa puesto que sus desembolsos han sido por el monto de 843,291.42 Euros, lo que significa que la financiación larga favorece a la compañía en cuanto esta obtiene liquidez y puede generar flujos de fondos a través del uso y usufructo del activo; asimismo, una vez cancelado al Arrendador el costo del valor residual la empresa podrá disfrutar de los beneficios fiscales de la depreciación.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...