Estados Financieros: El Balance y la Toma de Decisiones

balance1.JPGLa información financiera actualizada para tomar decisiones legales, de inversión o financiamiento es de suma importancia en el actual mundo globalizado tanto para el Estado como para las personas, accionistas, socios o dueños de negocios; dicha información se encuentra registrada en las cuentas del mayor; sin embargo, estas por si solas no permiten un entendimiento sencillo para los no entendidos, lo que se complica más con el constante movimiento generado por las operaciones de la empresa y que determina alteraciones en los saldos. Debido a esto la ciencia contable ha creado una serie de reportes que reflejan en forma clara y veraz los saldos de las cuentas de balance y de gestión; estos reportes son los denominados Estados Financieros.

Según lo estipulado en la NIC 1: Presentación de Estados Financieros “Los estados financieros constituyen una representación estructurada balance2.JPGde la situación y rendimiento financiero de la entidad”. El objetivo de los estados financieros con propósitos de información general es suministrar información acerca de dicha situación, del rendimiento de importancia radical para el accionista y de los flujos de efectivo de la empresa; deben generan información útil a una amplia variedad de usuarios y servir de base para decisiones de inversión. Los estados financieros también muestran los resultados de la gestión realizada por los administradores con los recursos que se les han confiado. Podemos obtener estos resultados de equilibrio si los Estados Financieros reflejan la situación del activo, pasivo, patrimonio neto, gastos e ingresos en los que se incluyen las pérdidas y ganancias, y flujos de efectivo de la empresa. Esta información, junto con la contenida en las notas o explicaciones adicionales, ayudará a los usuarios a predecir los flujos futuros y, en particular, la distribución temporal y el grado de certidumbre de los mismos.

Los estados financieros reflejarán fielmente, la situación, el rendimiento financiero y los flujos de efectivo de la entidad. La imagen fiel exige la representación real de los efectos de las transacciones diarias; así como de otros eventos y condiciones que las afectan, de acuerdo con las definiciones y los criterios de reconocimiento de activos, pasivos, ingresos y gastos. Se presumirá que la aplicación de las NIIF, acompañada de informaciones adicionales cuando sea preciso, dará lugar a estados financieros que proporcionen una presentación razonable.

Dentro del conjunto de Estados Financieros se encuentra el Balance General, el cual se constituye en un reporte estructurado fundamental, debido a que representa los saldos de un conjunto importante de cuentas de la contabilidad financiera: activo, pasivo y patrimonio neto.

El Balance General es un estado financiero principal e histórico que refleja la situación patrimonial de una empresa en un momento determinado preparado de acuerdo con los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados, Normas Internacionales de Contabilidad e Interpretaciones SIC aplicando el Plan General de Contabilidad y en el marco de la doctrina contable. Consta de tres partes, activo, pasivo y patrimonio. El activo muestra los bienes y derechos de la empresa, mientras que el pasivo detalla su origen financiero es decir las obligaciones de la empresa con terceros y sus trabajadores al corto, mediano y largo plazo; por otro parte el patrimonio refleja el capital social de la entidad, su origen y composición.

Como señalé en líneas precedentes uno de los conjunto de cuentas conformantes del Balance General es el Activo, sus cuentas deben ser presentadas en orden decreciente de liquidez. El término liquidez decreciente significa que las cuentas más líquidas, es decir que rápidamente pueden convertirse en efectivo, se encuentran en la parte superior del Balance; esto es importante puesto que nos permite identificar de un solo vistazo la disponibilidad de la empresa en un momento dado.


Como contrapartida del Activo, el Pasivo se ordena según la exigibilidad de pago decreciente, es decir las cuentas que deben pagarse en menor tiempo estarán en la parte superior del pasivo corriente.

El activo suele subdividirse en fijo o no corriente y activo circulante o corriente. El primero incluye los bienes muebles e inmuebles que constituyen la estructura física de la empresa, y el segundo la tesorería (caja y bancos), los derechos de cobro (clientes) y las mercaderías. En el pasivo se distingue entre, pasivo a largo plazo o no corriente y pasivo circulante o corriente. El pasivo a largo plazo lo constituyen las deudas a largo plazo (préstamos, operaciones de leasing y obligaciones), y el pasivo circulante son capitales ajenos a corto plazo (crédito comercial con proveedores, deudas a corto plazo), por su parte el patrimonio lo constituye los recursos propios que son los fondos de la sociedad (capital social y reservas).

Las características esenciales y fundamentales que debe tener todo Balance General son las siguientes: Confiabilidad, esta relacionado con el reflejo de los saldos reales de las cuentas tanto del activo como del pasivo es decir la veracidad de la información que se presenta. Por su parte la Formalidad tiene que ver con la presentación, deben observarse los formatos y características de presentación establecidos por las normas vigentes. Otra característica de suma importancia es la Legalidad, que se relaciona con la presentación y elaboración de la información de acuerdo Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados (PCGA), Normas Internacionales de Contabilidad (NIC), Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), Interpretaciones SIC, normas tributarias y disposiciones laborales, contractuales y estatutarias vigentes dentro de la estructura dictada por un Plan General de Contabilidad. La Utilidad es la característica que debe presentar el Balance General, de adecuar su información al propósito y necesidades de los usuarios finales, entre los que se encuentran los accionistas, los inversionistas, los trabajadores, los proveedores, los acreedores, personas en general y el gobierno.

Asimismo la relevancia y la fiabilidad son dos cualidades primarias que hacen de la información del Balance General un instrumento útil para la toma de decisiones, la oportunidad es un aspecto importante, asimismo el valor productivo y de la retroalimentación, la comparabilidad y la relación coste-beneficio.

Como punto final debo señalar que debemos tener presente que el Balance General es formulado, además de los convencionalismos y normas establecidas, aplicando criterios profesionales y personales. La estructura conceptual del FASB (Financial Accounting Standards Board) cree que las medidas proporcionadas por la contabilidad y los informes financieros son esencialmente cuestión de criterio y opinión personal; de ahí justamente la variedad de criterios profesionales en cuanto a los métodos para determinar el costo de los inventarios, depreciación, arrendamientos a largo plazo, impuestos diferidos, planes de jubilación, etc., asimismo los criterios varían de acuerdo al tipo de empresa, giro del negocio, ubicación geográfica, situación tributaria, etc. pero sin apartarse de los principios y normas fundamentales de la Contabilidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...