Cualidades de los Estados Financieros

La información presentada en los Estados Financieros, junto con la contenida en las notas debe servir para ayudar a los usuarios a predecir los flujos de efectivo futuros, pero para ello debe poseer una serie de cualidades fundamentales que demuestren su veracidad y utilidad, las cuales se describen brevemente en este post.

Según lo precisado en la NIC 1 “Presentación de Estados Financieros” norma, la información presentada en los Estados Financieros, junto con la contenida en las notas a los estados financieros “ayuda a los usuarios a predecir los flujos de efectivo futuros, particularmente en lo que se refiere a la distribución temporal y grado de certidumbre de la generación de efectivo y otros medios líquidos equivalentes”, pero para ello debe poseer una serie de cualidades fundamentales que demuestren su veracidad y utilidad.

La primera de ellas se refiere a la Comprensibilidad, que significa que la información que los Estados Financieros presenten debe ser clara y entendible por usuarios con conocimiento razonable sobre negocios y actividades económicas, así como por usuarios generales que no poseen profundos conocimientos contables.

La Relevancia, es otra importante cualidad, y se refiere a que la información mostrada debe ser información útil, oportuna y de fácil acceso en el proceso de toma de decisiones de los usuarios que no estén en posición de obtener información a la medida de sus necesidades. La información es relevante cuando influye en las decisiones económicas de los usuarios al asistirlos en la evaluación de eventos presentes, pasados o futuros o confirmando o corrigiendo sus evaluaciones pasadas.

Por su parte la Confiabilidad, se refiere a la capacidad de los Estados Financieros de presentar información confiable y verdadera para lo cual debe estar acorde con principios y prácticas contables; asimismo son características de la confiabilidad: ser fidedigna, ya que deben presentar la verdadera situación económica y financiera de la empresa de acuerdo a sus transacciones reales independientemente de su forma legal; ser verificable, lo que significa presentar de modo razonable los resultados y la situación financiera de la empresa, siendo posible su comprobación mediante técnicas y procedimientos de Auditoría; neutral, es decir debe ser imparcial, refleja lo que realmente se ha gastado, cobrado o invertido en el ejercicio; objetiva, es decir libre de error significativo en relación a sumas, saldos y comprobaciones; prudente, es decir, cuando exista incertidumbre para estimar los efectos de ciertos eventos y circunstancias, debe optarse por la alternativa que tenga menos probabilidades de sobrestimar los activos y los ingresos, y de subestimar los pasivos y los gastos; completa, debiendo informar todo aquello que es significativo y necesario para comprender, evaluar e interpretar correctamente la situación financiera de la empresa, los cambios que ésta hubiere experimentado, los resultados de las operaciones y la capacidad para generar flujos de efectivo; por último debe ser comparable, la información de una empresa es comparable a través del tiempo, lo cual se logra a través de la preparación de los estados financieros sobre bases uniformes de periodo a periodo, además debe ser comparable con Estados Financieros de empresas similares.

La razonabilidad es otra cualidad importante, ya que de por si estos informes deben presentar razonablemente la información sobre la situación financiera, los resultados de las operaciones y los flujos de efectivo de una empresa.


Asimismo los Estados Financieros deben poseer la cualidad intrínseca de ser medios informativos para la toma de decisiones, con el fin de que a través de ellos la gerencia puede conocer si es conveniente endeudarse, invertir, vender o en su defecto liquidar la empresa, de tal manera que se constituyan en elementos esenciales de la planeación, organización, dirección y control de los negocios como medios de decisión.

Dos cualidades adicionales de los Estados Financieros y no menos importantes, son su legalidad y uniformidad, para cumplir con ello deben ser preparados de acuerdo a los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados. El primero de ellos, principio de la entidad, esta relacionado con la empresa, la cual debe poseer una personalidad jurídica muy distinta a la de los miembros que la integran; por su parte el principio del periodo contable tiene una estrecha relación con la temporalidad de los Estados Financieros, estos necesariamente deben referirse a un periodo establecido y señalado en ellos, por convencionalismos este periodo es por lo general de 12 meses.

Otro principio sobre en el cual descansa la legalidad de estos informes es el de negocio en marcha, el cual nos indica que los Estados Financieros deben ser preparados tomando en cuenta que la empresa o ente económico continuará funcionando normalmente en el futuro, salvo que la gerencia tenga el propósito de liquidarla o de suspender sus operaciones; hay que considerar que si los Estados Financieros no se han preparado considerando que la empresa es un negocio en marcha, este hecho debe revelarse en notas junto con las bases utilizadas para prepararlos; por su parte si existiera incertidumbre en cuanto a la continuidad de la empresa, ello debe revelarse también en notas adjuntas, incluyendo el planeamiento o consideraciones que se han tomado como parte de este proceso. Relacionado con este último punto, esta el principio de revelación suficiente, el cual obliga al contador a proporcionar información fidedigna que permita al usuario de tal información tomar decisiones acertadas, es decir la información debe ser presentada con el detalle de análisis suficiente, para ello utilizará notas explicativas de ser necesario.

Existen además otra consideraciones relacionadas con el costo y el devengo relacionadas con la uniformidad en la presentación, la primera de ellas está contemplada en el principio del costo, el cual se refiere a la objetividad en el registro de las transacciones, lo que significa que deben valuarse los ingresos y gastos deben valuarse al costo si incluir impuestos y otras cargas, así como los activos deben valuarse al costo de adquisición y los pasivos de acuerdo al monto de la acreencia. Por su parte estas transacciones deben, de acuerdo al principio del devengado reconocerse en los Estados Financieros cuando ocurren independientemente de que hayan sido cobrados o pagados, y deben incluirse en los resultados económicos que corresponden al período en que se informa, excepto por la información sobre sus flujos de efectivo.

Por último y no menos importante, se encuentran dos principios también relacionados con la uniformidad y legalidad; el primero de ellos se refiere al principio de moneda común denominador, el cual enuncia que los Estados Financieros se elaboran de acuerdo a la moneda de curso legal vigente en el país en donde se elaboren, siendo el caso español el Euro; por su parte el principio de consistencia se refiere tanto a la consistencia en la aplicación de criterios contables de valuación de partidas, como la consistencia en cuanto a la clasificación de partidas dentro de los estados financieros, así como a la aplicación año a año de los mismos principios y prácticas contables.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...