Consejos para los freelance cuando se ponen enfermos

Si eres freelance te ayudará saber qué puedes hacer para que un día de enfermedad no se convierta en una pesadilla.

Cada vez hay más profesionales freelance, muchos de ellos sin unos conocimientos o una preparación que les ayude a estar preparados para plantar cara a la adversidad. Lo cierto, es que los freelance se enfrentan a multitud de retos que solo ellos conocen. El ser un trabajador independiente tiene muchas cosas buenas, pero también acarrea unos problemas serios. Uno de ellos es ponerse enfermos. Todos nos ponemos enfermos nos guste o no, pero ¿Qué haces cuando eso te ocurre siendo freelance? Si tenemos en cuenta que el tiempo es oro y que, normalmente, tienes más bien pocas vacaciones (o ninguna), ¿Cómo hacerlo? De eso es de lo que te vamos a hablar en este artículo.

Por mucho que te sientas como un roble, antes o después enfermarás. Puede ser un simple resfriado, pero si tienes fiebre es poco probable que puedas mantener el ritmo de trabajo. Por ello, te recomendamos que pongas en práctica estos consejos.

Adelanta trabajo

Es muy frecuente que un freelance acepte sus encargos y pedidos con margen de maniobra. Es decir, es posible que a inicios de mes se organice todo lo que tenga que hacer a lo largo de los próximos 30 días (o incluso periodos de tiempo más largos dependiendo del trabajo del que se trate). Cada pedido irá con unas fechas de entrega que hay que cumplir. Dicho esto, es fundamental que intentemos adelantar trabajo y que así nos alejemos todo lo posible de las fechas de entrega. Adelantar trabajo significa tener tiempo para respirar.

Es como si estuvieras participando en una contrarreloj en la que tuvieras que llegar a la meta en 30 minutos. Si puedes llegar en 20 minutos, ¿Por qué esperar hasta el minuto 30? Con el trabajo freelance hay que hacer lo mismo, porque nunca se sabe qué es lo que puede ocurrir de manera imprevista. Si tienes la posibilidad de adelantar trabajo, hazlo. No pienses en que ya lo irás haciendo poco a poco o en que tienes tiemp de sobra para entregar el pedido. Si puedes, acábalo y ponte con el siguiente encargo, incluso si te adelantas en semanas a las fechas de entrega.

Además, piensa que hay algunos trabajos que, si son rutinarios de una manera mensual, es posible que puedas llegar a adelantarlos. Normalmente se trata de clientes fijos que cada mes te piden una serie de productos de forma determinada. Por ejemplo, si eres dibujante y cada mes haces 10 personajes para una editorial, si tienes tiempo adelanta lo posible. Siempre puede existir un mínimo riesgo de hacer demasiado y luego que la situación cambie, pero por eso debes conocer a tus clientes y saber cuál es el entorno de compromiso que tienes con cada uno de ellos. Adelantar trabajo te permitirá respirar en momentos como cuando enfermas y necesitas, simplemente, no tocar el ordenador durante 2 o 3 días.

Sé consciente de tu humanidad

Conocemos a profesionales freelance que han entrado en una depresión severa porque se han encontrado sin poder trabajar durante los días en los que han estado enfermos. Es un momento delicado porque no se han preparado mentalmente ni son conscientes de su propia humanidad. Esas personas se castigan por no haber trabajado y se sienten mal por pensar que están dejando su responsabilidad de lado. Pero nunca hay que olvidar que un freelance es humano y que tiene que estar preparado, porque llegará el día en el que se enferme ya sea por un motivo u otro.

Por ello, lo primero es mentalizarnos de algo tan básico como saber que, antes o después, nos pondremos enfermos. Y cuando eso ocurra, en lo que tenemos que pensar es en recuperarnos lo antes posible para que podamos volver a trabajar a máximo rendimiento. No hay que agobiarse por la situación ni pensar en nada negativo que no será, ni mucho menos, productivo, ni tampoco ayudará a que nos recuperemos antes. Una mente positiva es beneficiosa para todo.

Haz un fondo para cubrir días de enfermedad

Ser freelance implica que no tienes baja. Y eso es algo terrible. No hay nada peor que oír cómo hay personas que se cogen la baja y continúan cobrando su sueldo. ¿Y tú como freelance? ¿A qué tienes acceso? Prácticamente a nada, puesto que la cobertura que se proporciona como autónomo no es, ni mucho menos, lo que necesitaremos para cubrir las pérdidas que vamos a tener por no poder trabajar. Por ello, lo mejor es que tú mismo te protejas y, como siempre, que te saques las castañas del fuego.

Para los freelance no hay nada más importante que saber que todo depende de uno mismo (en cierto sentido). Al pensar en un seguro de vida, en la jubilación o en mil cosas adicionales, siempre hay que tener en cuenta que jugamos con un poco de desventaja respecto a quienes trabajan con un contrato. Por ello, todo eso que queda en el aire y que nos puede pasar factura en el futuro, tiene que estar controlado de manera adecuada y que así no haya ningún imprevisto que pueda terminar poniéndonos en problemas.

Las enfermedades son un problema porque esos días no somos productivos. Por ello, es recomendable que tengas un fondo en el banco, en una hucha de ahorro o similar, que te permita sacar algo de dinero para moverlo a la cuenta como si hubieras estado trabajando. Eso te permitirá no llegar a sufrir ese mes un apuro económico y también te ayudará a que anímicamente estés mejor, porque verás que lo tienes todo controlado y que no hay situación que te ponga en un problema.

Comunícate con tus clientes

Si vas con el tiempo justo y crees que, por caer enfermo, vas a perder una fecha de entrega, es recomendable que hables con tus clientes. Lo último que quieres es tener a uno de tus clientes detrás de ti con una pregunta enviada por correo electrónico o WhatsApp del estilo de “¿Cómo va el trabajo?” o “¿Dónde está el pedido?”. Eso es lo último que quieres. Por lo tanto, evítalo enviando un mensaje a tu cliente y haciéndole saber cuál es la situación. Lo más probable es que no tengas ningún problema en poder retrasar la fecha de entrega unos días para que así ya te recuperes y puedas terminar el trabajo.

No abuses de tu enfermedad

Hay algunos freelance que deciden aprovecharse de esa posibilidad de tomarse unos días libres para abusar de ello. Son personas que todavía no han dominado lo que significa ser freelance y el nivel de sacrificio que requiere esta manera de trabajar. Por ello, ven una oportunidad clara en la idea de estar enfermos y se sugestionan así mismos para tomarse días libres cuando, en realidad, no se encuentran en tan mal estado.

Lo que puede ocurrir en ese caso es, por ejemplo, que los clientes terminen perdiendo la confianza en el freelance. Porque si se piden muchas extensiones o si los días en los que se sufre una enfermedad son demasiado constantes, al final el volumen de interés y la relación se verá afectada. Puede llegar a ser tan grave como en los tiempos del colegio cuando se le decía al profesor que no habíamos hecho los deberes porque había fallecido algún miembro de la familia. Cuando ocurría a menudo o incluso la misma persona fallecía dos veces, el profesor perdía todo el respeto al alumno. Por lo tanto, no pierdas el respeto y la confianza de tus clientes.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...