La Liga Norte incendia Italia proponiendo diferencias salariales Norte-Sur

Silvio Berlusconi ha retomado la idea de la Liga Norte de asociar el salario sobre el coste de la vida menos cara en el Sur, «tal y como pide la necesidad de una rationalidad económica»

«A trabajo igual, salario igual«: desde las grandes negociaciones salariales de los años 70, del tiempo donde Giovanni Agnelli presidía la patronal italiana, este axioma ha dominado la vida social del país. Que vivas en Turín o Sicilia daba lo mismo, el salario base era igual. Y eso en todas las categorías profesionales, cualquiera que sea el oficio o cualificación del trabajador.

Cartel Electora de la Liga Norte

Cartel Electora de la Liga Norte

Esta uniformidad se ejerce muy a menudo en detrimento de la productividad de la empresa y de la prestación del trabajador. Toda tentativa de remediar se ha colisionado en el rechazo severo de los sindicatos y la prudencia de la patronal. Cada tres años, la renovación de los convenios colectivos se realiza en el roce de patronal y agentes sociales.

Sin embargo, la Liga de Norte ha lanzado un llamamiento este verano a introducir diferencias salariales con el gin de ajustar los ingresos de los trabajadores en función del coste de la vida. De Norte a Sur, las diferencias son realmente grandes. Según la Banca de Italia, el gasto corriente de un italiano de la zona meridional sería inferior al 16,5 % del gasto de un habitante de Norte, los alquileres son un 40% más baratos en Sicilia que en Milán. Esta diferencia, que expresa sobre todo el retraso económico del Mezzogiorno, se encuentra también en los impuestos que pagan los habitantes del sur en materia de infraestructuras, con un precio del dinero más elevado y mucho más paro, un tercio de los jóvenes universitarios está en paro.

Para el líder de la Liga Norte, Umberto Bossi, el error incumbe principalmente a la rigidez salarial. Indexar los salarios sobre el coste de la vida volvería, según él, a establecer una diferenciación equitativa y transparente.



Silvio Berlusconi ha retomado la idea que invoca la necesidad de una rationalidad económica. Se declara favorecedor de la diferenciación territorial de los salarios que hubo hasta 1969. Claudio Scajola, ministro de Industria, se hace eco proponiendo transferir la negociación salarial del nivel central al nivel territorial para acercarla de la productividad del territorio y de las especificidades de la empresa.

El ministro Renato Brunetta, en cambio, quiere preservar la centralización de la negociación salarial, todo incitando a los agemtes sociales a suscribir convenios colectivos que supongan una marcha más ancha a las especificidades territoriales. La Liga Norte hace presión para que el ejecutivo adopte este otoño el principio de diferentes salarios en distintas zonas del país. Sindicatos y patronal se oponen con. Para el líder de la confederación obrera CGIL, Guglielmo Epifani, se trata de «pura demagogia«. El director general de la Confindustria, Giampaolo Galli, afirma que los empresarios se oponen a una norma que impone diferencias de salarios entre regiones.

Imaginad que en España, los convenios colectivos se empezaran a negociar por comunidades autónomas. ¿Cobrarían menos dinero los andaluces que los catalanes?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...