Se impone una quita a Grecia

El sector financiero deberá asumir una quita de al menos un 50 por ciento de la deuda griega. Según un informe de la troika, Grecia seguirá necesitando ayuda hasta pasado 2020.

La quita, la solución de la que el Eurogrupo no quería ni oír hablar hace medio año, cuando se empezaban a negociar las condiciones de la refinanciación de la deuda griega, parece ser la única solución, eso sí, parcial, para salir del atolladero heleno. Así lo ha hecho saber el presidente de la institución Jean-Claude Juncker, quien ha exortado a la banca a acarrear ‘sustancialmente’ con el peso de la refinanciación del segundo rescate. La decisión no aliviaría no obstante la salud financiera de Grecia a corto plazo. Según el último informe de la denominada troika (compuesta por el FMI, el Banco Central Europeo y la Comisión), Grecia seguirá precisando de ayuda hasta entrada la década de los años veinte. Una vez más, los cálculos a priori fueron demasiado optimistas.

Que el optimismo no impera los mercados y las instituciones financieras de Europa no es ningún secreto, pero lo cierto es que la acumulación de datos financieros sobre la deuda y su coste no invitan a los buenos presagios. La necesidad de apretarse el cinturón llega en el peor momento para la banca europea, en mitad de sus sendos esfuerzos de recapitalización e instigada doblemente por las instituciones monetarias comunitarias y por el FMI, que impone ajustar sus balances para salvar sus activos.

Parlamento de Atenas

En mitad de la tormenta, la imposición del Eurogrupo a asumir desde un 50 por ciento de la deuda helena no ayuda a superar el trago, sobretodo teniendo en cuenta las dificultades de financiación y liquidez de dichas instituciones.

El ministro sueco de Finanzas, Anders Borg, también confirmó que los tenedores de deuda griega tendrán que asumir pérdidas sustanciales. «Es obvio que necesitamos una rebaja sustancial de la quita griega y creo que esto hay que hacerlo en una secuencia donde se haya recuperado la credibilidad del resto del sistema», afirmó. La troika asegura que la economía griega se ha deteriorado tanto en los últimos meses, tanto que los socios deberán aportar 252.000 millones de euros en ayudas hasta la próxima década, a no ser, claro está, que el sector privado acepte recortes importantísimos sobre la deuda que tiene en su poder.

El mismo informe cifraba en un 50 por ciento la cuantía a ‘perdonar’ a Grecia, esto es, 114.000 millones de euros, que deberían salir de las arcas comunitarias y el FMI, a cambio, eso sí, de importantes medidas de ajuste. Aun así, el informe augura que los ingresos por las privatizaciones de Grecia serán más bajos que lo previsto y que el déficit público no se situará por debajo del 3 por ciento hasta 2020. La pregunta es ¿Por qué nadie había previsto antes esta situación?

Foto: Kadellar, en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...