Los 640 puntos básicos hacen frenar la especulación

La Comisión Nacional del Mercado de Valores ha decidido ponerse manos a la obra y, al igual que ya hiciera el pasado mes de agosto cuando España comenzó a sufrir con su prima de riesgo, ha cortado las operaciones en corto o especulativas. De esta manera, se evita un caída en el precio de los bonos del Estado y deja la financiación del mismo en manos de inversores que creen en los proyectos a largo plazo.

Una de las principales reacciones del gobierno de Mariano Rajoy al aumento de la prima de riesgo experimentado ayer (llegó a cotas nunca antes alcanzadas: 640 puntos básicos) fue limitar las operaciones en corto. De esta manera, se evita la especulación bursátil, una de las actividades que más está desgastando a la economía española. En el post de hoy me basaré, principalmente, en la opinión del diputado de Izquierda Plural, Alberto Garzón Espinosa, una de las mentes más lúcidas del panorama nacional en materia económica. Aprovecho para recomendar que visiten su blog (Pijus Economicus), donde se pueden encontrar muchas de las claves para conocer en qué consiste la crisis actual.

Imagen de la Bolsa de Madrid

Volviendo a la noticia que nos trae hoy aquí, hay que puntualizar que la restricción de las operaciones en corto responde a una necesidad, por parte del gobierno, de frenar la espiral negativa en la que habían entrado los mercados con respecto a España, en particular, y Europa, en general. Y es que el aumento de la prima de riesgo se llevó por delante al Ibex 35, que tuvo momentos de caída muy críticos, y a otras economías nacionales como Italia, cuya prima de riesgo superó los temidos 500 puntos básicos. De esta manera, la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) ha prohibido las operaciones a corto plazo hasta el próximo 23 de octubre. No es la primera vez que el gobierno toma una medida así, ya lo veíamos el pasado mes de agosto, cuando España empezó a tener problemas serios con su deuda.

El principal objetivo de esta limitación responde a un interés por alejar especuladores de la venta de deuda. Dicho con las palabras del comunicados de la CNMV, “revisar la operativa de los mercados de valores con el fin de asegurar el mantenimiento de la estabilidad financiera”. Y es que, según apunta Alberto Garzón en su blog, las operaciones en corto son propias de agentes que apuestan por la caída de los precios de cualquier tipo de activo en el mercado de valores (acciones, bonos, materias primas) para luego poder obtener más dinero con su venta, por el contrario de la persona que invierte (acción a largo plazo y con la vista puesta en el aumento del valor del activo). Estas maniobras especulativas no benefician nada al Estado, pues además de dar una imagen de inseguridad, también devalúa el precio de sus bonos de manera que no son rentables (a largo plazo) para su subasta pública.

Foto: albertocarrasco

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...