Fondos de alto riesgo se lucran con la deuda griega

Fondos de alto riesgo compran deuda griega con la intención de cobrar los seguros de impago. La especulación se ceba con la deuda devaluada.

“A río revuelto, ganancia de pescadores’, reza un refrán popular. En estos tiempos se repite hasta la saciedad la ambivalencia del significado de ‘crisis’, cuya conjunción de sinogramas en chino mandarín son wēi (危): “peligro” y ji (机) “oportunidad”. Sin embargo, lo que muy pocos podrían predecir es que los fondos de alto riesgo, los mismos que provocaron la deslace a raíz de las hipotecas ‘subpryme’ intenten lucrarse precisamente a costa del que menos tiene, esto es, los ciudadanos griegos.

Ha llovido mucho desde el último plan de rescate a Grecia dictado por la Unión Europea, y todo parece indicar que la solución a la deuda helena se ha estancado en vía muerta, sobre todo después de los enésimos envites de la crisis de la deuda soberana. Sin embargo, parece ser que incluso en el sosiego del impago ve oportunidades de negocio en el impago.

Edificio principal del Banco de Grecia

El plan de rescate a Grecia contempla que la banca renuncie a cobrar el 50 por ciento del dinero prestado. ¿Una mala noticia para el sector financiero? Depende de cómo se mire. Fondos de inversión de alto riesgo localizados en Nueva York y Londres están intentando sacar partido a través de la compra de unos bonos muy devaluados, de los cuales se pagan rentabilidades de hasta el 200 por ciento, debido a la gran probabilidad de impago. Los organismos contratan seguros de impago, conocidos como credit default swaps, o CDS sobre los que pretenden cobrar el importe invertido más intereses.

Para poder perpetrar su trama, los fondos especulativos planean negarse a acaptar la quita voluntaria que exige el plan de rescate (la voluntariedad no les permitiría cobrar el seguro), de esta forma, o bien conservarían el derecho a cobrar la deuda o bien podrían recurir a los CDS en caso de impago forzado.

La compra de deuda con la intención de cobrar el seguro es la nueva inventiva de los fondos de alto riesgo para lucrarse de la desgracia ajena, aunque no la única. Son sobradamente conocidas las denominadas ‘apuestas bajistas’, por las que incluso un accionista particular, no necesariamente adscrito a un fondo de inversión, puede ejecutar una opción de compra futura de deuda pública en el mercado secundario y ‘apostar’ a la baja para recomprarla más barata en el mercado secundario, una práctica abusiva que ha obligado a las instituciones eruopeas a tomar cartas en el asunto, aunque está claro que el buitre de la especulación sigue acechando el mercado de deuda.

Foto: Александр Мотинen Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...