España sigue aportando más de lo que recibe

Las arcas españolas han aportado a los diferentes países rescatados una cantidad algo superior a la ayuda que ha recibido para recuperar el sistema financiero

rescates en europa
Conocidos en mayor profundidad los pormenores del rescate a la banca chipriota, se va conociendo también qué cantidad de dinero debe poner cada país. El dato resulta especialmente curioso para España, pues con su aportación al fondo para salvar a Chipre serán ya 42.000 los millones de euros españoles repartidos en los planes de rescate (Portugal, Irlanda, Grecia y Chipre). El Ministerio de Hacienda asegura desconocer la cifra total a la que ascienden las aportaciones españolas, si bien reconoce que supera los 37.000 millones de euros brutos. Lo paradójico llega cuando se conoce que España ha recibido, bajo fuertes condiciones, 41.400 millones de euros para rescatar a entidades bancarias.

Por su peso en el conjunto de la Unión Europea, España sigue siendo la cuarta economía de la zona euro, a nuestro país le corresponde aportar el 12,44% del fondo permanente (Mede) habilitado para efectuar los rescates. Debido al tipo de interés acordado con cada país rescatado (en ningún caso inferior al 5%), es de esperar que, salvo situaciones de quiebra técnica, los países que han financiado a sus vecinos en apuros recuperarán lo prestado. Además, tras la mala experiencia del primer rescate griego, la troika se ha afanado en garantizar que el resto de intervenciones contaran con las más elementales garantías de cobro (incluyendo en el caso de Chipre quitas a los ahorradores). En cualquier caso, las ayudas recibidas han supuesto un aumento muy notable de la deuda pública, que ha disparado el déficit del Estado desde el 6,98% hasta más del 10%.

Este cálculo sería no obstante incorrecto porque, al prestar la ayuda financiera con intereses, es de esperar que cuando esta se recupere los países rescatadores recibirán más dinero del invertido. Por ello, no pueden contabilizarse como déficit público las ayudas recibidas ya que están claramente compensadas con las cantidades prestadas. Cuestión distinta sería que se utilizara el propio Mede para subsanar posibles pérdidas en los rescates, en cuyo caso sí contabilizaría como déficit público. La troika ya demostró en Chipre que no piensa correr este riesgo.

Fuente: El Economista

Foto: fdecomite

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...