El pozo sin fondo de la deuda

La imposibilidad de devaluar la moneda o comprar deuda pública a través de los Bancos Nacionales ahoga a los países europeos, sobre todo de la periferia, los cuales se ven imposibilitados para apaciguar el azote de la deuda pública.

La deuda pública amenaza desde hace meses como espada de Damocles sobre Europa. La escalada de la crisis financiera ha llegado a tal puesto que la OCDE ha puesto el grito en el cielo sobre la inminente recesión que nos acecha. En Europa, nuevo epicentro del terremoto, el eje francoalemán intenta limar asperezas para evitar el impago griego, que algunos ya vaticinan como inevitable, al tiempo que buscan vías de capitalización para sus bancos largamente dependientes del agujero heleno. En medio del huracán, las economías periféricas de España e Italia reman contracorriente para intentar salvar los muebles y evitar el último grito en materia de azote financiero: el ataque a la deuda.

El riesgo país (diferencial con el bono alemán) supera en España los 350 puntos, mientras que en Italia ronda los 400 puntos. Tal es la necesidad de colocación de deuda que Roma ha iniciado contactos con grupos de inversores chinos, informa Wall Street Journal. Mientras tanto, en nuestro país, las instituciones europeas imponen tomar medidas de reducción de déficit para apaciguar a los mercados, un sentimiento generalizado que comparte el sector más ortodoxo, entre ellos Alemania, que considera que los países periféricos deben ‘hacer los deberes’, esto es, poner en marcha medidas de austeridad de reducción de déficit, con el objetivo de sanear sus cuentas de resultados. Sin embargo ¿Hasta qué punto el aumento de la prima de riesgo viene dado por el aumento del déficit público?

La imposibilidad de devaluar moneda agrava la crisis de la deuda

Algunos analistas, entre ellos el Premio Nobel de Economía Paul Krugman, sostienen que dicha correlación tiene sentido en países como Grecia, pero no como España. En nuestro país, la previsión de déficit para este ejercicio es del 6 por ciento, mientras que en el Reino Unido la cifra ronda el 10 por ciento. Entonces, ¿Por qué España debe sufrir el azote de los mercados y ver cómo aumenta su riesgo país (y los intereses de deuda)? Precisamente, debido a que el Reino Unido no forma parte del Eurogrupo, esto, es, de los países del euro. Esto significa que su Banco Central tiene potestades monetarias, una de las cuales es comprar deuda pública para evitar una escalada de los tipos de interés y la prima de riesgo.

Ante la imposibilidad de devaluar la moneda o de comprar deuda, las economías del Eurogrupo, sobre todo las periféricas, poco o nada pueden hacer para calmar las ansias de los mercados, con lo que se ven obligados a depender por completo de la buena voluntad del Banco Central Europeo para la compra de bonos, una limitación que conocen bien los tenedores de deuda, que inflan los tipos de interés a cobrar so pretexto de el aumento de la probabilidad de no cobrar. Una excelente manera de apostar a la baja.

Foto: Julien Jorge, en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...