Descuento de pagarés, ¿cómo funciona?

Este servicio permite a empresas y profesionales autónomos evitar problemas de liquidez y no incurrir en deudas por pagos a proveedores o a los propios trabajadores.

descuento de pagares

La actividad económica de empresas y profesionales autónomos se encuentra muchas veces limitada por la presencia de una serie de elementos que nada tienen que ver con su trabajo pero que pueden suponerles graves problemas financieros e, incluso, el cese de negocio. Hablamos, por ejemplo, de la demora en el pago de los servicios prestados a algún cliente, una de las causas más habituales de las deudas de las pequeñas y medianas empresas al afectar directamente a su tesorería y a su viabilidad a corto plazo. El pagaré suele ser el medio de pago que más quebraderos de cabeza ocasiona.

Los pagarés son una forma de abonar el importe de un servicio prestado por una empresa o autónomo que consiste en el aplazamiento del pago hasta un momento acordado entre las partes. Por consiguiente, cuando una compañía recibe un pagaré debe esperar a que venza la fecha de cobro para poder retirar el dinero de la cuenta del cliente. Esto parece un proceso muy sencillo pero ocasiona fuertes trastornos cuando las empresas detectan que la cuenta asociada carece de fondos o se ponen trabas a las transferencias. De ahí surge la posibilidad de descontar los pagarés.

El descuento de pagarés es una opción consistente en la entrega de los pagarés a una entidad bancaria o financiera que reintegra el importe en cuestión a la empresa que figura como receptora. A cambio, esta compañía tiene que abonar una cantidad variable a la oficina que le ha prestado el servicio, que, según el caso, puede ser una parte del pago (un interés fijo) o una cantidad estándar, similar a una tarifa plana. Esta última modalidad es especialmente útil para empresas que se ven obligadas a trabajar con pagarés de manera regular, puesto que les ofrece una respuesta rápida.

Utilizar este servicio permite que los negocios no vean alterados sus calendarios de cobros y pagos. Dicho de otro modo, la empresa que descuenta los pagarés posee liquidez para pagar a sus propios proveedores, quienes a su vez se benefician de esta suerte de rueda virtuosa. Por otro lado, las empresas reducen su exposición a créditos bancarios, utilizados muchas veces para hacer frente a los gastos de tesorería hasta que se cobren las facturas pendientes. Esta forma de proceder genera bastantes riesgos, ya que los bancos no condicionan sus préstamos al cobro de los pagarés por parte de las compañías.

Con todo, los servicios de descuento de pagarés son bastante diferentes dependiendo de la firma que los gestione. Generalmente, si son las entidades bancarias quienes se encargan de tramitar los descuentos lo más frecuente es que la situación de la empresa beneficiada sea clave para determinar el tipo de interés exigido. Por ejemplo, si una compañía con fuertes deudas o que ha registrado pérdidas en los últimos ejercicios acude a descontarse un pagaré, es muy probable que el banco determine que debe pagar más por el servicio.

pagares

En otras ocasiones, sobre todo si la entidad gestora es una consultora u otra firma relacionada con las finanzas pero no con el negocio bancario, el tenedor de pagarés no debe ofrecer mayor garantía que el propio documento que ha obtenido. La empresa se descuenta la factura y la gestora se encarga de percibir esa cantidad cuando llegue la fecha de cobro. Por consiguiente, la única responsable de la calidad del pagaré, esto es, de las posibilidades de cobro, es la figura jurídica que lo ha firmado.

Todas estas conjeturas se sustentan sobre la base de que el pagaré no se cobre en el momento acordado. No obstante, esto rara vez es así y la mayoría de acuerdos de pago de este tipo se llevan a cabo sin problemas. Ello no significa que a la mayoría de empresas no les interese descontarse sus pagarés si cuentan con garantías de liquidez por parte de sus clientes. En muchas ocasiones, las compañías encuentran más útil tener el dinero del pagaré a su disposición que apurar los plazos aun con una ligera reducción.

El resto de condicionantes del descuento de pagarés, es decir, el importe máximo, la cantidad de pagarés que pueden descontarse o el tiempo máximo de espera para que puedan cobrarse dependen exclusivamente de cada entidad gestora. En la mayoría de firmas, el descuento es inmediato, al tiempo que la cantidad a ingresar es ilimitada o muy elevada. El número de pagarés que pueden cobrarse simultáneamente sí que suele estar más acotado salvo que se contraten servicios especiales.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...