Alemania estudia conceder créditos a las pymes de España y Portugal para impulsar sus economías

El país germano plantea un proyecto de respaldo para las economías más afectadas del sur de Europa y su emprendimiento con el paro juvenil como principal preocupación.

Angela Merkel empresas

Las dificultades a las que hacen frente las pequeñas y medianas empresas (pymes) para obtener crédito han acabado por ablandar la postura de Alemania, que trabaja ya en un proyecto para insuflar capital a las enseñas españolas y portuguesas como medida de respaldo para dinamizar las economías y la capacidad emprendedora de ambos países.

El gobierno alemán, capitaneado, por Angela Merkel suavizará, de esta forma, su apuesta rotunda por las políticas de austeridad en un intento por proporcionar financiación a otros países a través de la entidad bancaria de carácter público KfW. Unas operaciones crediticias que contarían con el soporte del Parlamento de Alemania.

Pese a que las cifras de esta iniciativa no están todavía cerradas, la prensa alemana baraja una cuantía que podría rondar los 10.000 millones de euros. Una medida diferente al rumbo seguido hasta la fecha, para obtener resultados distintos y potenciar una recuperación más rápida a la compleja realidad económica que afrontan escenarios de la zona de Sur de Europa, como es el caso de España.

Estas propuestas han tenido muy presentes las elevadas y “preocupantes” cifras de desempleo juvenil y los contratiempos a los que hace frente una generación con grandes dificultades para acceder y mantenerse en el mercado laboral, explican representantes del departamento de Economía alemán.

De igual manera, con estos nuevos pasos se pretende suavizar la imagen “rígida” y “de poca empatía” que representa Alemania, especialmente para los países de esta zona sur más afectados por las decisiones estrictas y de austeridad absoluta marcadas por el país germano.

La falta de crédito figura como una de las principales reivindicaciones que empresarios y asociaciones han puesto sobre la mesa del Gobierno y de las propias entidades bancarias. Las cifras evidencian que desde el ejercicio de 2009 a finales de 2012 la financiación aportada por los bancos a las enseñas privadas españolas cayó un 9,2%. Un descenso que representa la pérdida de 172.200 millones de euros, que quedaron fuera de circulación.

Los datos son aún más llamativos si se miran con más perspectiva ya que, la situación actual registra cuotas máximas que desde el año 1963 no se habían alcanzado en España.

Fuente: El Mundo

Foto / Caugner

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...