Los mejores hábitos a realizar cuando nos despertamos

Os damos una serie de ideas que os ayudarán a que el comienzo del día sea más provechoso.

Despertarse por la mañana puede ser complicado. A todos nos gusta dormir o, al menos, sabemos que a nuestros cuerpos les gusta hacerlo. De ahí que sea tan difícil despertarse por la mañana. Además, es más complejo si cabe hacerlo de una manera adecuada, sin sobresaltos y sabiendo que nos despertaremos con el pie derecho y no con el izquierdo tal y como decían nuestras madres. Para que lo consigamos, lo que tenemos que aplicar son unas recomendaciones de hábitos que hacer cuando nos despertamos. Si los aplicamos, seguro que tenemos no solo una mañana mejor, sino también un día mejor en su totalidad. Está en nuestra mano que el día comience de la mejor manera posible.

Madruga

Este es el consejo que todo el mundo te va a dar. Y si todo el mundo coincide, quizá sea por algo ¿Verdad? La realidad es que madrugar te coloca en una posición de ventaja respecto a las próximas horas. Si lo haces, lo que estarás haciendo será adelantarte a todas las demás personas, a quienes superarás porque ya estarás despierto cuando ellas todavía están durmiendo. Mientras las mentes de esas personas están en el día anterior, la tuya estará en el siguiente.

Pero más allá de eso, lo importante es que serás más productivo. Es recomendable que te despiertes unas horas antes de comenzar a trabajar. Eso le dará a tu cuerpo lo que necesita para estar sano y a tu mente el espacio suficiente para no sentirse encerrada. Las estadísticas de distintos estudios han demostrado cómo un 50% de los millonarios que han obtenido el éxito por sí mismos se despiertan 3 horas antes de comenzar su jornada laboral.

No obstante, lo mejor son los ejemplos. Tim Cook, el CEO de Apple, se despierta todos los días a las 4:30 horas de la madrugada. Eso no significa que duerma 4 horas porque se va a dormir tarde, ya que, en realidad, duerme un total de 7 horas al día. Por lo tanto, se va a dormir a las 9:30. Si te parece un horario demasiado temprano, puedes fijarte en Bill Gates, que se levanta a las 7 de la mañana, lo cual es bastante normal, pero se va a dormir a las 24:00. Duerme, por lo tanto, 7 horas.

El ejemplo de Bill Gates posiblemente sea el de un horario de despertar más tardío. No obstante, despertarse a las 7 de la mañana si, por ejemplo, tu trabajo no comienza hasta las 9 como poco, tampoco es algo que esté tan mal. Tienes 2 horas en medio de la jornada laboral que te permitirán realizar determinadas cosas. Otro ejemplo de gran madrugador es el de Jeff Bezos, de Amazon, que duerme 7 horas, pero se va a dormir a las 22:00 y se despierta a las 05:00 de la madrugada. Algo más extremo es Howard Schultz, de Starbucks, que se despierta a las 4:30 horas.

Entre quienes duermen menos destaca Marissa Mayer, que siempre se acuesta a las 24:00 horas, pero se despierta entre las 4 y las 6 dependiendo del nivel de cansancio que tenga su cuerpo. Eso lleva a que duerma entre 4 y 6 horas dependiendo del día. Algo similar le ocurre a Richard Branson, que se acuesta a las 24:00 y se despierta entre las 5 y las 6 de la mañana.

Comienza bebiendo agua

Esto es algo que seguro que tu madre también te ha repetido mil veces. Comienza el día bebiendo un vaso de agua que te ayudará a hidratarte después de pasar tantas horas en la cama. Es una buena manera de recuperar energía y de lograr que el cuerpo esté más preparado para comenzar el día. Un vaso de agua no tiene por qué ser un gran esfuerzo para nadie, por lo que, incluso si lo primero que quieres beber es café, haz el esfuerzo y bebe agua para darle a tu cuerpo lo que necesita.

Desayuna

Es la comida más importante del día porque es la que te coloca cara a cara con las próximas horas. Por eso no debes escatimar en medios y esforzarte por tener un buen desayuno. Con comida en la mañana tu cuerpo estará más listo y alerta, tendrás un mayor índice de eficacia en tu trabajo y las posibilidades de ofrecer un rendimiento de primera serán muy elevadas.

Asegúrate de elegir una comida saludable, con carbohidratos y proteínas que te ayuden en las próximas horas. Deben ser alimentos que te hagan sentir satisfecho, pero sin abusar de las cantidades o de otro tipo de comida para evitar así que, en vez de más despierto, te sientas más dormido.

Medita

Una breve sesión de meditación, de unos 20 minutos, puede ayudarte a comenzar la mañana por todo lo alto. Meditar dejará tu mente en un punto muy saludable, te ayudará a reducir el volumen de estrés, a no sufrir ansiedad, a tener la mente más ordenada y tomar unas decisiones más adecuadas. También te beneficiará ayudándote a concentrarte más y a ser más eficaz, así como a contar con un nivel de alerta y atención que estará por encima de lo habitual.

Haz deporte

Sea cual sea la actividad deportiva que te guste, ponla en práctica por la mañana. No tiene que ser con largas sesiones, sobre todo a la vista de cómo de lunes a viernes es difícil que tengas tiempo para ello. Pero intenta hacer algo de deporte por la mañana y eso beneficiará a tu cuerpo a encontrarse en una posición ideal para ser más productivo. Las sustancias que segrega tu organismo haciendo deporte son muy beneficiosas para estar más despiertos y activos el resto del día.

No te compliques con la ropa

Algo en lo que coinciden los principales profesionales de éxito se encuentra referente al vestuario. Bajo ningún concepto te compliques eligiendo lo que vas a usar. Perder tiempo mirando el armario o pensando si una camisa queda mejor que otra con el pantalón, reducirá tu estado anímico y tu volumen de productividad incluso si no te das cuenta de ello.

Si los grandes líderes suelen usar un tipo de ropa muy determinada es porque prefieren automatizar este proceso lo máximo posible para no tener que preocuparse por ello. Es algo en lo que coinciden profesionales como Mark Zuckerberg o Tim Cook, entre muchos otros. No tienes que usar la misma ropa cada día como si fueras un personaje de dibujos animados, pero sí que es fundamental que simplifiques ese proceso.

Lo primero, lo más difícil

Seguro que has oído en más de una ocasión eso que escribía Mark Twain sobre la importancia de comerse una rana por la mañana. Lo que significa es que, si haces lo peor que te puedas imaginar en el primer momento del día, seguro que todo lo que viene después no es tan complicado.

Hay más motivos para comenzar con lo difícil por la mañana. Uno de ellos es que, si hemos completado un trabajo, tarea o encargo a primera hora, eso nos ayudará a sentirnos más plenos y tener más energía para continuar con el resto del trabajo. Esa satisfacción nos hará poderosos y capaces de todo. También es algo recomendable porque por la mañana, a primera hora, todavía no habremos comenzado a recibir correos y llamadas, por lo que trabajaremos mucho más cómodamente. A medida que avanza el día nuestra resistencia se va reduciendo y nos cansamos, por lo que es más complicado que podamos afrontar retos elevados. Por ello, quítate lo más difícil lo primero y así el resto será pan comido.

Lee las noticias

Una buena forma de comenzar el día es leyendo las noticias. Estar informado de lo que ocurre en el mundo te colocará en una posición ventajosa para poder tomar decisiones que te lleven hacia el éxito. Puedes leer las noticias, por ejemplo, mientras estás desayunando. Siempre de una manera relajada y leyendo la información sin pensar, a ser posible, en aplicarla en tu trabajo. Es recomendable mantener una conexión con el mundo que te rodea, ya que, al fin y al cabo, tu trabajo se lleva a cabo en ese mismo mundo.

Haz la cama

Lo hemos dejado para un punto muy avanzado de la guía porque es muy probable que esto sea algo natural y que no necesites que te lo recuerde nadie. No obstante, si no tienes costumbre de ello, te recomendamos que lo hagas. Hacer la cama ayuda a levantarse con mejor forma y a tener esa sensación de haber hecho algo nada más levantarte. Para muchas personas es fundamental que, mentalmente, vayamos completando tareas a medida que pasan las horas del día. Algunas de estas cosas y tareas pueden ser más fáciles que otras. En el caso de hacer la cama, solo te llevará 5 minutos y ya tendrás una marca de “hecho” en tu lista mental.

Duerme lo suficiente

Antes te decíamos: “madruga”. Y no hay nada más real que eso, madrugar es importante. Pero madrugar no consiste en dejar de dormir. No te puedes ir a dormir a las 3 de la mañana y despertarte a las 6. Lo que estarás haciendo será jugar en contra de tus intereses y de tu bienestar. Por lo tanto, asegúrate de dormir las horas necesarias para encontrarte fresco.

Cada persona tiene sus propios límites o necesidades de sueño. Como recordarás, te hemos hablado de profesionales que duermen solo 5 o 6 horas, pero es porque son casos en los que ellos ya se encuentran con un descanso pleno cuando se despiertan. La media general entre profesionales que tienen trabajos complejos está situada en las 7 horas, pero la recomendación de los médicos y especialistas es dormir 8 horas. Te recomendamos encontrar el punto adecuado en el que te sientas bien al despertar y que luego, a lo largo del día, no vayas por ahí como alma en pena.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...