Conviértete en un compañero del alma

La Obra Social La Caixa ha lanzado una nueva iniciativa: «Compañeros del Alma», por la que busca voluntarios que quieran acompañar a personas en los momentos más difíciles de su vida.

¿Quieres ser un compañero del alma?

La Obra Social La Caixa ha lanzado una nueva iniciativa muy atractiva, interesante y a su vez, muy importante: “buscamos compañeros del alma”, por la que se buscan voluntarios que quieran acompañar a personas en los momentos más difíciles de su vida, muy próximos al final de sus vidas.

¿Qué es exactamente esta campaña?
Hay momentos en la vida donde estar acompañados y sentirnos comprendidos se vuelve fundamental, más aún si la persona tiene una enfermedad avanzada, requiriendo una atención mucho más especializada y necesitando de la comprensión de los demás, algo que no siempre obtienen o bien por no tener familia, o bien por tenerla pero que ellos también requieran una cierta atención y compañero que les apoye en momentos difíciles.

Allí es donde actúan los voluntarios de esta nueva campaña de la Obra Social La Caixa, colaborando estrechamente con los 29 equipos de profesionales que funcionan en España, acompañando y escuchando tanto a pacientes como a familiares, convirtiéndose así en “compañeros del alma”.

Desde el año 2009, la iniciativa ha atendido a 33.000 enfermos avanzados y casi 52.000 familiares, pero la demanda es tan grande que se hace necesario captar nuevos voluntarios, por lo que se ha decidido lanzar esta campaña para que aquellos que quieran ayudar, puedan hacerlo. Pero no todos estamos capacitados para ejercer estas funciones.

El Programa prevé una formación por parte de sus equipos para que puedan desarrollar sus labores que les ayude a sentirse más seguros para poder realizar sus tareas, además de poder contar con ellos para poder compartir alegrías, dolor o dudas, recibiendo siempre atención psicosocial y cuidados paliativos cuando sea necesario.

Por ello mismo no cualquier persona puede ser voluntario, pues son necesarios ciertos requisitos que debe cumplir como tener una gran madurez emocional, el tener asumido que la vida tiene un final y que muchas veces éste puede conllevar sufrimiento, tener escucha activa, mucha comprensión y una gran capacidad de acogida.

Todo aquél que quiera ser “compañero del alma”, debe tener una enorme dosis de amabilidad, cariño, respeto y calor humano, pues estas cualidades, sumadas al ser humilde, constante, discreto y responsable, más el ser dinámicos y positivos, son básicas para poder desarrollar las tareas del voluntariado.

La escucha activa tanto a pacientes como a familiares es fundamental para quienes están pasando momentos muy difíciles, y muchos de nosotros tenemos algunas herramientas para poder ayudar a estas personas que realmente necesitan una atención psicológica especial.

De todos modos es importante resaltar que los voluntarios jamás estarán solos, sino que tendrán todo un equipo de especialistas detrás para apoyarles en lo que sea necesario en cada momento, haciendo especial hincapié en la psicología del voluntario, realizándose seguimientos para que les afecte en menor medida dentro de la fuerza de cada persona.

Asimismo, se inicia el voluntariado junto a otro con experiencia, para que le pueda guiar y enseñar algunos aspectos fundamentales, al tiempo que le orienta para que pueda desarrollar sus aptitudes y pueda realizar las tareas en forma solitaria.

En cuanto al tiempo de dedicación, cada voluntario lo determinará acorde a su disponibilidad, pues esto es lo que determina qué tipo de compromiso puede adquirir con los demás y la involucración que pueda tener.

Los voluntarios, una vez finalizada la formación, podrán escoger junto con el coordinador cuál es el destino en el que desarrollará sus tareas, buscando la mejor proximidad con su hogar o área. Este voluntariado se podrá realizar tanto en hospitales como en domicilios, e incluso en la sede de la entidad.

Los “compañeros del alma”, como podemos descubrir en las líneas anteriores, cumplen una misión fundamental dentro del Programa, siendo el apoyo sentimental de personas que no lo están pasando bien y que en muchos casos se sienten solas e incomprendidas.

Pero no sólo los pacientes, sino también los familiares que no tienen una madurez emocional muy fuerte o no terminan de asumir que la vida tiene un final, necesitan de cierta comprensión y ser escuchados y orientados, pues en muchas ocasiones lo pasan peor que el propio enfermo por los lazos que les unen.

Si estáis interesados en participar de este Programa y convertiros en “compañeros del alma”, podéis solicitar más información a través de su página Web, o bien llamando al 902 22 30 40.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...