¿Qué empresas son propiedad de Facebook?

Hacemos un repaso a través de las distintas empresas del sector tecnológico que Facebook ha comprado.

Facebook no deja de crecer. La empresa quiere convertir su metaverso en un mundo virtual donde los usuarios puedan usar muchos de sus servicios de forma simultánea y que así se genere una nueva manera de interactuar entre personas. El proyecto es ambicioso. Eso nos lleva a que sea interesante hacer un repaso de aquellas empresas que son propiedad de Facebook por mucho que, en ocasiones, se desconozca. Porque a veces pensamos que Facebook es únicamente la red social y nos equivocamos de una manera enorme. Al fin y al cabo, Facebook, como red social, hace mucho que perdió el tren. Las demás empresas de la compañía, al menos algunas de ellas, se encuentran en un mejor estado de forma.

WhatsApp

Sí, WhatsApp es de Facebook. No, de momento no es obligatorio que tengas una cuenta de la red social para usar el servicio. Es muy posible que nunca sea necesario. Lo que sí será necesario es que vincules tu cuenta del metaverso que se lanzará en el futuro. Porque una de las obsesiones más que confirmadas de Facebook es tenerlo todo vinculado para que el uso de sus productos y servicios se ponga por delante a los que gestiona la competencia.

Compraron WhatsApp por 19 mil millones de dólares en febrero de 2014. Es una de las adquisiciones que les ha salido menos rentables, al menos de momento. WhatsApp es un servicio gratuito y genera pocos ingresos. En el futuro, para el metaverso, será un valor de gran relevancia, pero hoy por hoy lo único que hace es generar gastos, aunque hay quien dice que los ingresos de WhatsApp alcanzan los 5 mil millones de dólares anuales. ¿Pero cómo?

La cuestión es que, al menos en Occidente, todo el mundo usa WhatsApp. Es una aplicación imprescindible en el día a día. Con ella enviamos archivos, participamos en videollamadas, llamamos, mensajeamos y hacemos cualquier cosa que esté relacionada con la comunicación. También tiene los grupos, unas veces más útiles que otras y, en ocasiones, quebraderos de cabeza constantes. Pero no hay nadie que nos pueda empujar a dejar de usar WhatsApp, al menos de momento.

Instagram

Otra de las redes sociales más importantes del mundo. WhatsApp la compró en el año 2012 y le salió baratita, al menos en comparación con WhatsApp. Pagó mil millones de dólares y decidió que Instagram volaría en solitario sin depender obligatoriamente de la red social de la compañía.

La decisión les salió bien, ya que en poco tiempo se confirmó el crecimiento de Instagram para convertirse en la red social de fotos y vídeo número uno del mundo. Su popularidad ha aumentado tanto y ha generado tantos ingresos para Facebook que, por lo que se comenta, da la sensación de que su volumen de mercado y de ganancias ha superado incluso al de la empresa madre. Esa es una demostración, por otro lado, de la gran visión que tuvo Facebook en su momento comprando esta joven empresa. Ahora Instagram no deja de crecer y se trata de una pieza angular en la cultura de las redes sociales tal y como la conocemos.

Cuando Instagram se pase al metaverso de Facebook, lo más probable es que sea uno de los pilares angulares y una de las formas con las que seguro que tratan de ganar más usuarios.

Oculus VR

Otra de las adquisiciones más sonadas en la historia de Facebook. En este caso la empresa de la red social decidió poner un buen cheque sobre la mesa y comprar la empresa líder de la realidad virtual. Porque si tenían pensado crear ese mundo virtual del metaverso, necesitaban a los mejores. Y eso significaba comprar Oculus, la compañía que había dado los primeros pasos firmes en la realidad virtual y la que, incluso, estaba ayudando a las demás entidades, sus competidoras, a avanzar (tal y como hizo con Sony y su PlayStation VR).

La operación fue de 2 mil millones de dólares y se produjo también en 2014, poco después de la compra de WhatsApp. Facebook firmó uno de sus periodos de adquisiciones más emocionantes de su historia. Al adquirir Oculus se convirtió en fabricante de hardware y abrió nuevas vías de mercado. La tecnología de Oculus ha seguido mejorando y evolucionando, sobre todo con Oculus Quest, la versión de su headset que no utiliza cables. Es más que probable que Facebook tenga en mente un dispositivo VR que sea económico y accesible y que permita que todo el mundo pueda entrar a su metaverso.

Al principio se hablaba de cómo existía el temor de que Oculus dirigiera todo su esfuerzo a crear una Facebook VR, pero con el tiempo se ha visto que los planes de la empresa son mayores y que aspiran a mucho más. Su metaverso será algo distinto y envolvente, algo mucho más trascendental que si se desarrollara una simple versión de Facebook en realidad virtual.

Onavo

Un software con el cual Facebook ha podido realizar análisis detallados del mercado, la industria y empresas para poder tomar decisiones de una manera más exitosa. La compraron en octubre de 2013 por entre 100 y 200 millones de dólares y podría haber tenido un papel relevante en la gestión de las operaciones de compra de todas las empresas que adquirieron posteriormente.

Las aplicaciones de Onavo se han visto rodeadas de mucha polémica, ya que su diseño y la forma en la que explora datos aparentemente confidenciales, ha llevado a que sean consideradas spyware. Eso ha derivado en que Facebook encuentre oposición en los bazares de aplicaciones móviles para poder ponerla a disposición de los usuarios.

El caso de Beluga

Por último, nos gustaría hablar un poco de Beluga. Esta era una app de mensajería de grupos que Facebook compró en el año 2011. No se dijo cuál fue el valor de la operación, por lo que, teniendo en cuenta las fechas, lo más probable es que se tratase de una cantidad bastante ajustada. Facebook quiso comprar la aplicación porque vio en ella mucho potencial y la posibilidad de tener un rival considerable que les podría haber dado muchos quebraderos de cabeza en el futuro.

La política de Facebook en ese momento era destruir a sus rivales comprándolos y, al mismo tiempo, llevarse de ellos lo que más les interesase. Cuando compraron Beluga vieron una oportunidad perfecta para su aplicación de mensajería. Así es cómo la mensajería de Facebook se reforzó mientras, al mismo tiempo, quitaron del mercado a un rival que, como decimos, les imponía cierto respeto. Beluga desapareció y su existencia ha sido tan anecdótica que ni siquiera cuenta con su propia ficha de la Wikipedia.

Conclusiones

La unión de todas estas empresas compradas por Facebook con su propia red social, que ha perdido mucha relevancia, pero quien tuvo, retuvo, va a dar lugar a algo grande. El metaverso del que hablan, ese proyecto que liderará las comunicaciones y la forma de relacionarnos tecnológicamente, suena muy bien.

Quienes piensen que todo suena demasiado diferente tendrían que pensar en qué había antes de WhatsApp, Facebook y compañía. ¿Alguien se ha olvidado que antes todo era Messenger, ICQ o IRC? Las formas de comunicarnos cambian de manera progresiva y todo indica a que estamos acercándonos a otro de estos cambios trascendentales. Facebook podría ser quien tenga la clave de ello.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...