¿Pagarías con tu teléfono móvil?

Apple Pay permite abonar cuentas y facturas a través del ‘smartphone’. Se trata de un proyecto que pretende reemplazar a las tarjetas de crédito.

iphone

Con la aparición del ‘smartphone’ o teléfono inteligente (nosotros preferimos utilizar el término español) las funciones del teléfono móvil se dispararon hasta límites insospechados. Algunos eran simples evoluciones tecnológicas que entraban dentro de lo esperable, como escuchar música con el móvil (posibilidad disponible desde hace tiempo) o tomar fotografías de una gran nitidez. Otros avances en cambio han modificado los hábitos de los usuarios para comunicarse o gestionar su tiempo de ocio, caso de las numerosas aplicaciones. Ahora, le llega el turno a los pagos.

Desde el pasado 20 de octubre, Apple ha puesto en funcionamiento un sistema de pago mediante el teléfono móvil. Se trata simplemente de utilizar este dispositivo como una tarjeta de crédito vinculada a una cuenta bancaria. Ni más, ni menos. El proyecto, que lleva testándose desde hace varios años, sale a la calle con el aval de la mayoría de grandes bancos norteamericanos (hasta quinientas entidades se han adherido a la iniciativa, destacando el Bank of America) y de las firmas de las tarjetas más populares (Visa, MasterCard, American Express…).

El modo de uso es bien sencillo. A la hora de pagar una cuenta, pongamos por caso, en un restaurante, el usuario saca el teléfono móvil, abre la aplicación Apple Pay y coloca el móvil sobre el lector correspondiente. Tras esto, simplemente hay que seleccionar la cuenta a la que se desea realizar el cargo (si es que existen varias) y la transacción se completa de forma inmediata. Lógicamente, en estos momentos todavía son pocos los establecimientos habilitados para esta tecnología, aunque varias cadenas de comida rápida ya aceptan Apple Pay.

Uno de los interrogantes que se han escuchado con más intensidad en los últimos días ha sido el de la seguridad de las operaciones. Debido a lo habitual que resulta perder el teléfono móvil, muchos usuarios temen quedar expuestos a robos. En primer lugar, la aplicación exige la huella dactilar del usuario, lo que dificulta notablemente la suplantación de identidad. Segundo, con cada operación se genera un código específico que no puede volver a utilizarse.

Vía: El Mundo

Foto:  Yutaka Tsutano

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...