Microsoft quiere que Xbox esté en todas partes

El futuro de Xbox implica que Microsoft tratará de llevar los juegos de su hardware a la mayor cantidad posible de dispositivos.

Sus intenciones no son nuevas. Desde hace mucho tiempo, Microsoft ha demostrado que su interés es que el catálogo de juegos de Xbox llegue a la máxima cantidad posible de plataformas. Atrás han quedado los días en los que se entendía como algo obligatorio el disponer de un hardware exclusivo donde mover tus juegos. Microsoft vio, con el tiempo, que tenían que buscar alternativas al modelo de trabajo habitual, sobre todo porque después del boom de Xbox 360, su sucesora, Xbox One, no mantuvo las expectativas.

Así es como han llegado a la nueva filosofía en la cual se esfuerzan para ofrecer juegos desde el servicio Game Pass y que se puedan disfrutar de forma global en todo tipo de plataformas. Antes, comenzaron a lanzar cada vez más juegos en PC, estrategia que ahora está llevando al extremo Sony con sus PlayStation. Y, lo que visualiza en el futuro Microsoft, es que no sea necesaria tener una Xbox, sino que los juegos de la plataforma se puedan disfrutar en todo tipo de terminales.

Todo será válido: desde pequeños set-top box hasta televisiones, monitores y otros tipos de dispositivo que tengan pantalla o que sean compatibles con una.

Por ejemplo, a Microsoft le gusta pensar que los jugadores puedan disfrutar de la experiencia de sus juegos en cualquier momento, comenzando la partida en su ordenador y continuándola después en la televisión de la habitación de hotel donde se están alojando durante un viaje de trabajo. No obstante, como Phil Spencer, máximo responsable de la división Xbox, ha mencionado, “Por supuesto, todavía hay espacio para las consolas y los PC. Y francamente, siempre lo habrá”.

Pero lo que tiene claro Spencer es que, gracias a la nube, pueden transmitir los juegos y experiencias de juego de forma sencilla para que se disfruten de forma dinámica sin que sea necesario invertir en dispositivos de elevado precio. En realidad, Microsoft quiere que sus juegos se puedan disfrutar perfectamente hasta en los terminales más económicos.

Lo que ha comentado Microsoft, por ahora, es que está trabajando con los fabricantes de televisiones smart para intentar integrar la experiencia de Xbox en las pantallas. La idea es que solo sea necesario hacer uso de un mando para poder jugar sin ningún tipo de límite. Eso le permitirá a la compañía facilitar el acceso a los juegos y que cada vez más personas puedan pasárselo bien con el catálogo de Xbox. Eso sí, los juegos no serán gratis, sino que estarán accesibles en el servicio Game Pass. Y este es el producto en el que Microsoft tiene muchas esperanzas depositadas.

Conocido también como el Netflix de los videojuegos de Xbox, es una plataforma que cuenta con cientos de juegos, incluidos títulos de estreno simultáneo en sus respectivas fechas de lanzamiento. Como ocurre en Netflix, no todos los juegos están disponibles de forma permanente, sino que el catálogo va cambiando para mantener a los usuarios más activos y que siempre tengan nuevos contenidos de los que disfrutar. El precio de la suscripción no es elevado, pero a base de sumar miles de clientes se ha convertido en un buen negocio para la compañía.

La idea de Microsoft es buena y tiene un enfoque prometedor a la hora de aportar más presencia a los videojuegos de categoría, en especial en estos tiempos en los que una gran parte de los usuarios se concentra en el gaming de móviles. Pero, el problema, es que Microsoft está cambiando las reglas de sus desarrollos, la profundidad de las mismas y el enfoque de sus juegos. Algunos de sus títulos triple A, que deberían haber sido obras maestras, han quedado por debajo de las expectativas y han demostrado que crear juegos con la intención de obtener la mayor parte del beneficio desde Game Pass, no es viable a la hora de mantener los niveles de calidad estandarizados.

La comparación es similar a la que podemos hacer con Netflix. La compañía produce películas e incluso tiene a directores o actores famosos trabajando para ellos. Pero después, cuando estrenan una de esas películas, salvo excepciones, se ve claramente que no alcanzan los niveles de vistosidad, calidad y buen acabado que tienen las películas que se estrenan en los cines. ¿Es eso lo que busca Microsoft para el futuro de Xbox? ¿Buscan llegar a la mayor cantidad de personas con el sacrificio de la calidad de las producciones? Solo hay que fijarse en el nuevo Halo, que sufrió críticas muy duras en las últimas muestras que se hicieron del juego, porque no parecía, de ninguna de las maneras, que fuera parte de una de las franquicias más importantes que han aparecido en el mundo de los videojuegos.

Muchos jugadores temen que esto pueda escalarse y que, en el futuro, aunque Xbox esté en todas partes, sea con juegos que no llegan a los niveles de calidad que se deberían exigir a una compañía como esta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...