Marussia echa el cierre al no hallar su sitio en el mercado

La firma de superdeportivos rusa pone fin a su actividad tras siete años buscando una fórmula de negocio viable en un mercado bastante hermético.

marussia

Desconocida por el gran público hasta que decidió protagonizar una pintoresca aventura en la Fórmula 1, la firma rusa de superdeportivos Marussia ha anunciado que pone fin a su actividad. Los motivos desde luego no son precisamente difíciles de suponer. Por un lado, la firma rusa no ha sido capaz de hacerse un hueco en un mercado que, a pesar de mover grandes cantidades de dinero, cuenta con una nómina de potenciales consumidores bastante escasa. En este sentido, Marussia carecía del atractivo de Ferrari o Lamborghini.

Precisamente, las marcas italianas son las grandes beneficiadas del adiós de su competidora del este. Cuando se examinan los orígenes de la firma puede verse que ya en sus inicios Marussia no parecía llamada al éxito. En 2007, un expiloto profesional presenta un proyecto para crear una línea de vehículos de alta gama que sea genuinamente rusa. Como no podía ser de otro modo, tras contactar con distintos empresarios, la propuesta llega a las altas instancias del Gobierno ruso que le dan el espaldarazo institucional definitivo.

La voluntad del Kremlin era conseguir una flota de vehículos rusos que desplazaran a las principales firmas alemanas que abastecían a los altos cargos. Paralelamente, se perseguía entrar en un mercado en el que Rusia nunca había despuntado, el automovilístico, de la mano de una línea vanguardista enfocada hacia un público de clase media-alta. El experimento tomó cuerpo y de ahí surgió Marussia, que prontamente se centró en el mercado de lujo que copaban Ferrari, Lamborghini o McLaren. Este cambio de enfoque no gustó al Ejecutivo.

Poco a poco, la firma rusa fue incorporando nuevos modelos a su producción, incluyendo dos versiones de coupé y un todoterreno. Sin embargo, nadie parecía reparar en que la puesta en marcha de Marussia obedecía al capricho personal de un expiloto y a los intereses políticos del Gobierno, no habiéndose analizado en ningún momento la situación del mercado para elaborar el plan de negocio. Semejante error de previsión y las divergencias con las autoridades han acabado por condenar un proyecto ambicioso pero poco atractivo.

Vía: Expansión

Foto: Benoit Cars

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...