Luxemburgo y McDonald’s, en el punto de mira de la Comisión Europea

La división europea de la multinacional estadounidense habría eludido el pago del Impuesto de Sociedades gracias a un acuerdo suscrito con Luxemburgo en 2009.

mc

La mayoría de expertos coinciden en señalar que uno de los mayores obstáculos para la plena integración económica europea es la existencia de marcos fiscales profundamente heterogéneos. Ello propicia que las grandes empresas tengan más alicientes para trasladar sus sedes de un país a otro, lo que crea a su vez tensiones entre gobiernos y en el seno de la Unión Europea (UE). McDonald’s, una de las multinacionales más icónicas, ha desatado una nueva polémica a raíz de la investigación abierta por la Comisión Europea (CE).

La cadena de comida rápida ha protagonizado varios escándalos en lo que a su política fiscal se refiere y, en esta ocasión, puede salpicar de lleno a un país eternamente cuestionado por este tema, Luxemburgo. La CE aprecia mala praxis por parte de las autoridades luxemburguesas desde 2009, habiendo posibilitado que McDonald’s Europa abonara menos tributos de los que debía. La acusación más grave es que Luxemburgo habría llegado a algún acuerdo con la compañía para que esta no abonara el preceptivo Impuesto de Sociedades.

El engaño se habría producido alegando que la filial europea de McDonald’s tributaba todos sus impuestos en Estados Unidos, trato que se plasmó en un acuerdo fiscal suscrito en 2009. Sin embargo, poco después de la firma de este ‘tax ruling’ se suscribió otro por el cual la multinacional seguía sin tributar en Luxemburgo pero trasladaba allí por completo su sede fiscal. La Administración estadounidense dejó de recibir el pago del Impuesto de Sociedades sin que el ducado la sustituyera en esta obligación.

Lo que Bruselas sospecha es que Luxemburgo habría exonerado a McDonald’s de este tributo a cambio de que abonara allí los restantes. El país se aseguraba importantes ingresos fiscales y la empresa se llevaba un ahorro importante. La CE entiende que, aunque Luxemburgo es libre de aplicar el marco fiscal que estime oportuno, la supresión de un tributo a una compañía supone un ataque contra la libre competencia. Este asunto puede afectar a Jean Claude Juncker, ex presidente del país y que ahora lo es de la CE.

Vía: República.com.

Foto: saknakorn / Shutterstock.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...