Las claves de la mayor caída del paro en un año

En 2016 el paro registrado se redujo en casi 400.000 personas, superando las 350.000 establecidas en 2015. La calidad del empleo, asignatura pendiente.

Two partners handshaking after signing agreement in office

En las próximas semanas, irán llegando poco a poco los datos definitivos de muchas variables macroeconómicas para el ejercicio 2016. Pese a las dudas mostradas por otros países del entorno, España ha vuelto a superar el año con nota, mejorando incluso a lo vivido en 2015 en distintos parámetros. El paro es, sin duda, uno de los elementos que suscitan una mayor atención en nuestra economía. Con la publicación de las cifras correspondientes al mes de diciembre, se confirman los mejores augurios y se alejan, de paso, los nubarrones dibujados en los meses anteriores. Examinemos los datos de paro registrado en detalle.

Descenso histórico del desempleo

La principal conclusión que puede extraerse de los datos finales de 2016 es que este ha vivido la mayor caída del paro en España de toda la serie histórica (que arranca en 1996). Concretamente, 390.534 personas abandonaron la condición de desempleadas durante el pasado año, una caída inédita del 9,5%. Conviene tener presente que 2015 ya había sido un año muy positivo para el empleo al reducirse las listas del paro en más de 350.000 personas. De este modo, el número total de parados se sitúa en 3,7 millones, cifra no vista desde septiembre de 2009.

Alivio tras unos datos inquietantes

2016 había empezado tal y como se despidió 2015, con el paro cayendo con mucha fuerza. Febrero, marzo, abril, mayo, junio y julio vieron cómo la recuperación económica se hacía muy evidente en el mercado laboral, rompiendo también con la temida estacionalidad de buena parte del empleo. Sin embargo, las cosas se truncaron en agosto, con un inesperado aumento del paro en 14.000 personas en plena campaña estival. Septiembre dio continuidad a esta tendencia y octubre y noviembre dispararon las alarmas al sumar casi 80.000 desocupados entre los dos meses.

En diciembre, los analistas han recibido con alivio unas cifras que mejoran a las obtenidas en ese mismo mes en 2014 y 2015. 86.849 personas abandonaron las listas del paro en el último mes de 2016, lo cual es sintomático de una campaña navideña más ambiciosa que en los últimos años. La mejora en la confianza de los consumidores ha repercutido, pues, en las previsiones de las empresas, que se han animado a contratar a más trabajadores para atender las compras del final de año. La duración de este empleo es, precisamente, una de las grandes incógnitas.

La variación sectorial y generacional

Si observamos los datos definitivos por sectores, es evidente que los servicios han tirado del carro aunque sin llegar a la proporción que suele otorgársele. El sector terciario ha reducido el paro en 208.053 personas, mientras que el secundario lo ha hecho en 125.58 y el primario en 24.654. Los 32.569 parados menos restantes carecían de trabajo antes de inscribirse en las listas oficiales. Otro dato positivo es que el paro juvenil cae en mayor proporción que el general (13%).

La calidad del empleo

Aceptando que la reducción del paro es una tendencia consolidada, la cuestión pendiente es la mejora de la calidad de buena parte del empleo creado. El pasado año se firmaron 204.097 contratos indefinidos más que en 2015, alcanzando los 1,7 millones. No obstante, la gran mayoría de esos contratos no son a jornada completa, al tiempo que solo en diciembre se suscribieron casi 1,5 millones de contratos temporales. Estos datos constatan que nuestro país dista mucho de haber resuelto su tendencia a la temporalidad.

Este aspecto invita a reflexionar sobre las implicaciones del empleo creado. Aunque resulta incuestionable que el que alguien abandone el desempleo es siempre una buena noticia, determinados contratos no permiten echar demasiadas campanas al vuelo. Urge articular las medidas o los incentivos necesarios para que la contratación sea más duradera y no recurra en exceso a los trabajos por horas. Afianzada la recuperación del empleo, ahora corresponde una mejora en la calidad del mismo.

¿Qué nos deparará 2017?

Los vaticinios para el año que acaba de empezar son bastante dispares por la incertidumbre reinante a nivel internacional. En septiembre, BBVA realizaba una de las previsiones más optimistas al anunciar que la creación de empleo podría reducirse hasta un 40% en 2017. La organización Agencias de Empleo y Empresas de Trabajo Temporal (Asempleo) cree, en cambio, que seguirá creándose puestos de trabajo a un ritmo a lo sumo un 20% inferior. Sea como sea, las cifras perderán algo de brillo.

Vía: El Mundo.

Foto: © pressmaster

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...