La mexicana Bimbo confirma el acuerdo de compra de la española Panrico

Siguiendo el ejemplo de otras marcas, Bimbo se hace con el negocio de Panrico y crea un gigante alimenticio con fuerte presencia en América y Europa.

panrico

En los últimos meses, hemos asistido a una serie de acuerdos de fusión o compra que confirman una tendencia bastante clara hacia la creación de grandes grupos empresariales en el sector de la alimentación. Con la intención de consolidar mercados o de racionalizar los gastos, importantes firmas unen sus destinos quedando una de ellas como clara dominadora del nuevo grupo. La semana pasada conocíamos que Bimbo tenía casi formalizada la compra de Panrico, lo que supondría el nacimiento de otro gran holding alimentario.

El anuncio hecho público el pasado viernes detalla que el grupo mexicano se hará con el 100% de Panrico, un grupo español que lleva varios años enfrentándose a notables dificultades para cuadrar sus cuentas y que ha tratado de evitar esta situación mediante distintas estrategias comerciales que no han dado los frutos esperados. En cualquier caso, la compra todavía no es oficial al carecer de la autorización correspondiente de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC). Este reconocimiento formal es un mero trámite.

Por otro lado, el grupo mexicano también vincula la operación al desenlace del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que se haya recurrido ante la justicia desde su aprobación en 2013. Bimbo ha expresado que un resultado excesivamente desfavorable para sus intereses podría afectar a la operación, lo que confiere cierta incertidumbre a la compra. También está pendiente de realizarse una auditoría de las cuentas de Panrico, si bien el estado de la compañía española ya es conocido por los posibles compradores aztecas.

Más claro parece el futuro de ambas firmas en el caso en que la operación se complete. Bimbo se ha comprometido a mantener todas las plantas y toda la plantilla de la empresa española, que incluye a cerca de dos mil trabajadores repartidos en las distintas instalaciones de Panrico en España y Portugal. Todo parece apuntar a que la compañía mexicana estaba deseando hacerse con un negocio importante en Europa y los problemas de la marca española le han facilitado las cosas. Eso sí, quedan flecos por tratar.

Vía: El Mundo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...