La cúpula de Volkswagen salta por los aires y avanza un cambio de ciclo

El desencuentro entre el presidente del Consejo de Vigilancia y el del grupo propicia la caída del primero y el reforzamiento del segundo.

volkswagen

Desde hace varias semanas, las filtraciones sobre las supuestas desavenencias entre el presidente del Consejo de Vigilancia de Volkswagen, Ferdinand Piëch, y el propio presidente del grupo, Martin Winterkorn, habían convertido estas rencillas en un secreto a voces. El propio Piëch se encargó de alimentar los rumores al declarar que existía un cierto distanciamiento entre las dos figuras clave del organigrama directivo del grupo alemán. El pasado domingo, el veterano directivo anunciaba su dimisión, movimiento que avanza un cambio profundo en la cúpula de Volkswagen.

De entrada, la salida de Piëch lleva pareja la de su mujer, que también ocupaba un importante cargo directivo. De manera automática, uno de los hombres fuertes de Winterkorn, el hasta ahora vicepresidente Berthold Huber, ha pasado a ocupar el espacio dejado por el que está considerado uno de los grandes nombres propios de la potente industria automovilística alemana. No en vano, el ya ex directivo fue presidente de Volkswagen entre 1993 y 2002, puesto al que llegó tras su laureado desempeño al frente de Audi, otra firma del grupo.

El empresario austriaco basó su presidencia en consolidar a Volkswagen como una compañía popular, al tiempo que culminaba el posicionamiento de Audi como alternativa sólida a Mercedes-Benz y BMW. De igual modo, su formación como ingeniero influyó en su decidida apuesta por conseguir coches de grandes prestaciones en la principal firma de lujo del grupo, Bugatti. A sus 79 años, Piëch era toda una institución en Alemania y su influencia en las decisiones del grupo VW seguía siendo muy notable, llegando incluso a propiciar la caída del anterior presidente en 2007.

Según ha ido publicando la prensa alemana estos últimos días, la caída del inquieto directivo habría estado condicionada por la supuesta envidia de este por los resultados obtenidos por Winterkorn, quien también habría tratado de reducir el poder de Piëch dentro del grupo. Ciertamente, los números avalan la gestión del actual presidente. En España, por ejemplo, Völkswagen suma tres ejercicios consecutivos como principal distribuidor automovilístico. En 2014 comercializó más de 125.000 unidades en nuestro país.

Vía: Cinco Días.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...