La Audiencia Nacional veta los traslados de la plantilla de Coca-Cola tras anular el ERE

El tribunal estima que las recolocaciones propuestas por la multinacional violan las condiciones contractuales de sus empleados, declarándolas ilegales si no son voluntarias.

cocacola

El Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Coca-Cola Iberian Partners fue uno de los más mediáticos de 2014 y sigue coleando a día de hoy. La multinacional, que cerró el año con beneficios millonarios, vio cómo la Audiencia Nacional tumbaba su ERE y le obligaba a readmitir a todos los trabajadores despedidos. Fue entonces cuando Coca-Cola propuso la recolocación de estos profesionales en otras plantas de la compañía, pues su intención seguía siendo cerrar algunas de sus factorías en España como la de Fuenlabrada.

Esta semana, la AN se ha pronunciado sobre este nuevo movimiento de la empresa norteamericana y ha prohibido completamente la puesta en marcha de este plan de traslados. La Sala de lo Social, que se ha encargado de analizar la nueva situación que abre tras la anulación del ERE, estima que los traslados no voluntarios (o que sean explícitamente rechazados por los afectados) suponen un incumplimiento manifiesto de los contratos de trabajo. Dado que la sentencia de readmisión obliga a cumplir íntegramente las condiciones contractuales, las recolocaciones quedan fuera de la ley.

El movimiento de Coca-Cola se explica por el hecho de que la compañía había interpretado que la sentencia de la AN le obligaba a reincorporar a los 351 trabajadores afectados por el ERE pero en ningún caso afectaba a sus decisiones estratégicas. Coca-Cola lleva tiempo tratando de agrupar sus plantas para reducir costes logísticos, así como externalizar por completo los procesos de embotellamiento entre otros servicios. El nuevo revés judicial puede obligar a la multinacional a redefinir una vez más sus planes comerciales.

El resto de fábricas que la empresa desea cerrar están en Asturias y Baleares, y sobre esta decisión en particular no ha habido ninguna valoración por parte de la AN. Coca-Cola deberá seguir abonando religiosamente las nóminas de los trabajadores afectados por los traslados, al menos hasta que el tribunal aborde el recurso presentado por la compañía. Este proceso alargará el desenlace judicial hasta el verano, convirtiendo definitivamente al ERE en una retahíla continuada de errores y torpezas impropios de Coca-Cola.

Vía: Cinco Días.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...