GoPro supera la barrera de los 7.000 millones de dólares de capitalización bursátil

La firma tecnológica prosigue su idilio con los inversores pero cuenta ya con un ratio de precio-beneficio de 66 veces, lo que podría ser sintomático de una burbuja.

gopro

Una de las características de los nuevos hábitos de los consumidores es que estos se mueven muchas veces en base a expectativas, tendencias y atracción por el cambio. Con esto en mente no es difícil explicar el éxito de proyectos como las redes sociales o los dispositivos de firmas como Apple. En el caso de GoPro, la clave de su elevada facturación es algo más difícil de explicar. De entrada, la compañía tecnológica lleva más de diez años de actividad y está explotando ahora.

¿Qué ha llevado a esta compañía a dar semejante salto de gigante en un par de años? La apuesta por las cámaras deportivas y de pequeño tamaño ha encontrado un enorme nicho de mercado y se ha beneficiado de una pasmosa ausencia de competidores es su categoría. Paralelamente, los inversores se sienten atraídos por la capacidad de la firma de conectar con sus usuarios, ofreciendo una experiencia similar, salvando las notables distancias, a la que inspira la filosofía de Apple (exclusividad y atención). Sus títulos en bolsa no dejan de subir.

Como curiosidad, la semana pasada GoPro superó la barrera de los 7.000 millones de euros de valor en el parqué. Para dar cuenta de lo que esto supone, basta señalar que Nikon, uno de los fabricantes de cámaras fotográficas con mayores cifras de ventas en el mundo, tiene una capitalización bursátil de 5.800 millones de euros, un 17,8% menos que la compañía estadounidense. De acuerdo con los cálculos de Bloomberg, el ratio precio-beneficios de Nikon es de 27 veces. El de GoPro, 66 veces.

Estas cifras no pueden, sin embargo, ocultar una realidad de la que nos hicimos eco a finales de 2014. GoPro es un gigante, no cabe ninguna duda de ello, pero su fórmula del éxito no cuenta con demasiados buenos cimientos. La ausencia de competidores puede ser contraproducente, pues acomoda a la firma y la lleva a incurrir en costes productivos y no productivos que pueden ser letales si emergiera una alternativa a su negocio. De momento, el viento sopla a su favor.

Vía: Elblogsalmon.es.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...