El perfil ‘senior’ aumenta su demanda entre las empresas

Seis de cada diez contratos laborales en 2014 fueron para trabajadores de más de cincuenta años. Este colectivo aporta lealtad, experiencia y estabilidad.

senior

Cuando se generalizó la destrucción de empleo en España a finales de 2008, hubo un perfil de trabajador que resultó especialmente perjudicado por el colapso económico. Se trataba de los empleados con edades comprendidas entre 45 y 55 años y que pasaban a engrosar las listas de desempleados con un futuro dramáticamente incierto. Seis años después, este mismo colectivo se convirtió en el primer proveedor de trabajadores para las empresas españolas. A continuación detallamos las claves que explican el porqué de este interés por los ‘senior’.

En primer lugar, las compañías valoran muy positivamente el elevado grado de lealtad de estos trabajadores (que no necesariamente conformismo). A diferencia de los empleados jóvenes, más ambiciosos y con ganas de prosperar relativamente pronto, los profesionales más veteranos buscan una estabilidad personal, laboral y económica que encaja a la perfección con los planes de futuro de la mayoría de empresas. De igual modo, la existencia de cargas familiares más acusadas que en el caso de los trabajadores noveles contribuye a formar una mentalidad mucho más conservadora y relativamente acomodaticia.

Paralelamente, los trabajadores maduros suelen atesorar una gran experiencia en su profesión que posibilita menores tiempos de preparación para ocupar los puestos de trabajo disponibles. Las empresas no tienen que invertir apenas dinero en formación de unos empleados que conocen sobradamente su trabajo, algo que se hace más evidente en los sectores tradicionales o en los cuadros medios de las factorías (oficiales, controladores, encargados…). Es más, la experiencia acumulada es aprovechada para paliar la ausencia de esta entre los empleados más jóvenes.

Por último, no pueden obviarse tampoco los costes laborales. La mayoría de empleados ‘senior’ que fueron despedidos entre 2008 y 2013 presentaban salarios considerablemente elevados. Su reincorporación al mercado de trabajo se lleva a cabo en términos moderadamente más ventajosos para las empresas, lo que permite a estas recuperar sus plantillas a menores costes. No sorprende por tanto que seis de cada diez empleos creados en 2014 fueran para trabajadores con más de cincuenta años, que constituyen, además, la bolsa de desempleados más grande.

Vía: ABC

Foto: geralt 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...