El ocaso del diésel

El Grupo Volkswagen se prepara para dejar de comercializar vehículos diésel en Estados Unidos, un paso que podría ser secundado por otras grandes marcas.

diesel fuel tank

Durante muchos años, el diésel se mantuvo como un combustible económico y con futuro en buena parte del mundo, muy especialmente en Europa. Tradicionalmente más barato que la gasolina (solo en contadas ocasiones llegaron a igualarse en el precio), el diésel alcanzó una cuota de mercado más que notable y que sigue manteniendo en gran medida. Sin embargo, los escándalos no han dejado de multiplicarse desde 2015 y las autoridades empiezan a poner coto a unos vehículos cuya limpieza no podría ser más cuestionada.

Las grandes marcas son conscientes de esta situación y por ello se vislumbra un repliegue a gran escala de las líneas diésel. El Grupo Volkswagen, que tuvo el ‘honor’ de destapar la caja de los truenos con su célebre ‘dieselgate’, está ultimando un plan para abandonar progresivamente la producción de este tipo de vehículos. Por ahora, el repliegue se limitará a Estados Unidos, país en el que estalló precisamente el caso que sacudió al sector en general y a la cúpula de Volkswagen en particular. Otras compañías podrían sumarse a este proceso.

Mercedes-Benz también ha expresado que aprecia importantes dificultades para conseguir el visto bueno de los supervisores estadounidenses a sus líneas diésel. No se ha pronunciado sobre un posible cese de la producción de este tipo de automóviles pero, en opinión de muchos analistas, estaría preparando el terreno para ello. Toyota o Renault han dejado igualmente declaraciones o filtraciones que parecen enmarcarse en el mismo contexto que ha descrito abiertamente Volkswagen. El diésel podría tener los kilómetros contados.

Lógicamente, la traducción de esta tendencia en el mercado europeo será mucho más lenta por su mayor peso en comparación con el caso norteamericano. De igual modo, los europeos no son tan críticos con este combustible pero su valoración se ha resentido perceptiblemente en los últimos tiempos. Conviene destacar que algunas grandes ciudades están restringiendo el acceso de los vehículos diésel en determinadas zonas. Oslo o París contarían con dos de las normativas más estrictas con estos coches. Progresivamente, estas legislaciones darán el salto a escala nacional.

Vía: Cinco Días.

Foto: © Yarygin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...