El escándalo en torno a la FIFA se cobra la cabeza de su presidente

La sombra de la sospecha provoca la dimisión de Sepp Blatter apenas cinco días después de su reelección sin rivales, confirmando las dimensiones del proceso judicial.

fifa

La semana pasada estalló un escándalo que, en opinión de muchos, simplemente confirmaba las innumerables sospechas sobre supuestas redes de corrupción en torno a la FIFA, una de las mayores organizaciones deportivas del mundo. Con el foco sobre sus secciones latinoamericanas, la Fiscalía estadounidense realizó una redada masiva en diferentes sedes de asociaciones como la CONCACAF o la CONMEBOL amén de la propia FIFA, protagonizando detenciones simultáneas en varias partes del mundo. Inicialmente, el presidente del organismo central, Joseph ‘Sepp’ Blatter, se mostró impasible. Ahora, da marcha atrás.

Sepp Blatter, que llegó a la presidencia de la FIFA en 1998 tras unas elecciones marcadas por la polémica según el periodista de investigación Andrew Jennings, anunció su dimisión el pasado martes en medio de una fuerte presión judicial. Lo llamativo del asunto es que Blatter fue reelegido el viernes anterior en unas elecciones a las que concurrió como único aspirante (había otros nombres pero todos fueron retirando sus candidaturas antes de la votación). Su rápida renuncia anticipa, probablemente, nuevas y comprometedoras informaciones sobre las actividades del organismo.

Los motivos que ha aducido el veterano dirigente suizo del fútbol mundial se reducen a una supuesta falta de apoyos entre los miembros de la organización que ahora preside en funciones. En realidad, poco después de su comparecencia en la sala de prensa de la sede central de la FIFA en Zurich conocíamos que el FBI estrecha el cerco sobre su persona, confirmando todas las sospechas en torno a uno de los presidentes que más poder interno ha llegado a detentar en la historia de la institución.

The New York Times aseguraba poco después que la Justicia norteamericana está trabajando para reunir testimonios tan fiables como demoledores por parte de antiguos colaboradores de Blatter, lo que colocaría al dimitido presidente en una posición muy complicada. Cabe destacar que el presidente en funciones lo seguirá siendo hasta que se celebre un Congreso Extraordinario con el propósito de elegir a su sustituto. Aunque no existe fecha todavía para la reunión, su convocatoria podría demorarse varios meses.

Vía: BBC.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...