El dispositivo móvil, la peor arma de distracción

Hoy vamos a centrarnos en la utilización del dispositivo móvil en la empresa, analizando cuales son sus ventajas e inconvenientes.

El móvil viene siendo el peor foco de distracción en la empresa

Actualmente España,a esta resultando ser una de los países donde ha habido una expansión de los smartphones realmente rápida. Es por esto, que no es de extrañar encontrar a muy pocas personas que no dispongan de un dispositivo móvil que no tenga acceso a datos, es decir un smarthpone.

Lo que es un mecanismo para comunicarnos, en el mundo de la empresa el teléfono móvil se ha ido convirtiendo en un gran dispositivo de distracción, es por esto que se esta luchando para limitar su utilización.


Por desgracia, y como podemos comprobar día a día, en las empresas de nuestro país, se valor mucho más el disponer de una gran capacidad de presentismo que no de productividad. Por ejemplo, en cualquier compañía ven con mejores ojos el empleado que se queda en su puesto de trabajo esperando nuevo aviso de tarea, a pesar de que no tenga nada que hacer, que no al otro que es  una vez ha finalizado su tarea decide marcharse al finalizar su horario laboral. Por esta razón, el utilizar el móvil no presenta ser ningún inconveniente ni problema.

Esta comprobado que el 80% de la distracciones en las jornadas laborales son a causa de la relación con los compañeros. Y es que, las personas con las que hablábamos a través de correo electrónico de la empresa, ahora lo han abandonado para hacerlo a través de  WhatsApp, Facebook en el móvil o cualquier otro medio.

Y la realidad es que por este lado, la autentica que sale ganando es la compañíaYa que por fin  se ha logrado que el correo electrónico de empresa únicamente se utilice  para lo que esta diseñado, es decir para el ámbito laboral. Aunque también existen empresas que no comparten esta opinión, y valoran que el disponer de Smartphone en horario de trabajo es solamente una perdida importante de tiempo.

Por tanto dejamos en el aire que es mejor, si prohibirlo o simplemente tener un control de su uso con moderación. Lo ideal es que sea el propio empleado el que sea consciente del volumen de trabajo que tiene por hacer.

De modo que en las ocasiones donde tenga mucho estrés o tareas pendientes, no las deje de hacer para contestar un WhatsApp o para ver un privado del Facebook, ya que en estas ocasiones el problema no es del dispositivo, sino del trabajador.

Foto: Magnus Franklin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...