¿Cancela Netflix todas sus series?

Netflix está obteniendo una fama terrible debido a que cancela la mayor parte de series que produce y estrena en su plataforma.

Haz un ejercicio rápido: piensa en 10 series de Netflix que hayan terminado. Y nos referimos a que hayan concluido de verdad, no que hayan sido canceladas. ¿Cuántas te vienen a la cabeza? A nosotros una: la comedia sitcom The Good Place. Ninguna otra. Hay algunas series que son veteranas y que siguen adelante, como La casa de papel, la cual posiblemente terminará (aunque, en este caso, tendría que haber acabado antes), y alguna que otra también habrá acabado sin cancelarse (porque es obvio que no hemos visto todas las series). Pero, en general, lo que suele ocurrir en Netflix es que, si se estrena una serie, hay un 90% de posibilidades, por estadísticas, de que acabe cancelada.

Hace unos días se ha producido otra de esas cancelaciones que han avivado el debate sobre si realmente merece la pena ver las series de Netflix o si, en realidad, es una pérdida de tiempo. ¿Estamos malgastando nuestra vida haciendo “binge-watching” de series sin parar? Porque si contabilizamos, por ejemplo, 40 minutos por episodio, en una serie de 22 capítulos, ya estamos “tirando a la basura” una gran cantidad de horas. Pongamos que no solo tiene una temporada y la cuestión aún es más preocupante.

Por ello hay muchas personas que están enfadadas. Y mucho. Y eso es algo que está derivando en que la credibilidad de Netflix se reduzca. Más allá de los contenidos de catálogo, hay dos elementos que marcan el rumbo de una plataforma de streaming: las películas originales y las series originales, es decir, de producción propia.

Las películas de Netflix son 50/50. Es frecuente que sean malísimas, pero también hay algunas buenísimas. Y luego, en el medio, están todas esas que puedes ver, pero que tampoco te cambian la vida. El balance es regular. Las series, se supone, que siempre han sido lo que ha hecho que Netflix merezca la pena. En sus tiempos, la gente se suscribía por las de Marvel: Daredevil o Jessica Jones, por ejemplo. Principalmente Daredevil. ¿Os acordáis del boom que tuvo esta serie y cómo muchos de nosotros corrimos a suscribirnos para hacernos una maratón loca de la primera temporada? De eso hace… mucho.

También tienen otros pelotazos, como Stranger Things. Pero son, escasos. Por lo general, sus series son tan malas que algunas acaban canceladas poco después de su estreno y de ver dos cosas. La primera: que reciben críticas salvajes. La segunda: que la gente las deja de ver a la mitad. Y si no las han acabado de ver, no van a ver tampoco una segunda temporada. Por eso, la decisión de Netflix en esos casos es clara: la cancelación. El problema es que estadísticamente si, por ejemplo, 5 millones de personas han dejado la serie a medias, es posible que 1 millón y medio la haya concluido. Ese millón y medio se va a sentir muy molesto al descubrir que has cancelado la serie, en especial porque la temporada anterior no tenía final, sino un cliffhanger.

Pongamos otro factor sobre la mesa que no ayuda nada a Netflix: han perdido la licencia de Marvel. Eso derivó en que Netflix se viera obligada a cancelar todas las series de Marvel. Un desastre soberano. Solo una de ellas, la de Puño de Hierro, había sido terrible. Las demás eran canela fina. En Disney son más listos, y posiblemente vayan a recuperar a algunos de sus actores para meterlos en el universo de Marvel oficial.

La serie que se ha cancelado hace unos días y que nos ha dado la idea de escribir este texto ha sido Jupiter’s Legacy, la cual, no se puede decir más claro: es un tostón. El problema es que se basaron en un buen cómic, pero rodaron la temporada pensando que sería la primera de 8 temporadas, que el mundo se volvería loco por ella, y al final es apoteósicamente aburrida (porque han alargado los capítulos hasta el agotamiento). La conclusión es la de siempre: los fans decepcionados, más críticas, más decepciones, más tierra sobre el ataúd de Netflix.

La lista de series de Netflix cancelada da miedo. Es la siguiente hasta el momento en el que escribimos estas líneas, aunque seguro que nos dejamos alguna: Hemlock Grove, Marco Polo, Richie Rich, Daredevil, Sense8, The Get Down, Jessica Jones, Luke Cage, Iron Fist, The OA, Free Rein, Gypsy, Greenhouse Academy, The Punisher, Chilling Adventures of Sabrina, The Innocents, Tidelands, The Order, Shadow, Chambers, The Society, Wu Assassins, The Dark Crystal: Age of Resistance, V Wars, Soundtrack, Spinning Out, Messiah, Anne with an E, October Faction, Queen Sono, White Lines, Away, Project MC2, Flaked, Lady Dynamite, Haters Back Off, One Day at a Time, Santa Clarita Diet, Mystery Science Theater 3000: The Return, Girlboss, GLOW, Friends from College, Disjointed, American Vandal, She’s Gotta Have It, Everything Sucks, All About The Washingtons, The Good Cop, Insaciable, Prince of Peoria, Turn Up Charlie, Huge in France, No Good Nick, Daybreak, Merry Happy Whatever, Astronomy Club, Bojack Horseman, AJ and the Queen, Ashley Garcia: Genius in Love, The Big Show Show, Teenage Bounty Hunters, Super Drags, Tuca & Bertie, Hoops, Designated Survivor, I Am Not Okay With This, Travelers, El vecino y Jupiter’s Legacy.

¿Qué os parece la lista? Marea, ¿Verdad? Ese bloque de texto lleno de títulos es lo que podríamos definir como Netflix: un enorme saco de series que han sido canceladas y que nos han hecho “perder tiempo” y nos han dejado con ganas de más (en algunos casos). No solo eso, sino que hay series que no están en esa lista porque Netflix ha dicho que “han terminado”. Son los casos de producciones cuyas temporadas han tenido un final más o menos satisfactorio y que no se han realizado más episodios. En este caso nos viene a la cabeza la serie Cómo vivir contigo mismo, protagonizada por Paul Rudd, que no tiene mal final, pero que no hay duda de que podría haber tenido una segunda temporada.

Muchas de las series de la lista anterior no eran tan malas, pero la audiencia no acompañó. En otros casos, el problema fue otro, como inconvenientes con los actores u otro tipo de polémicas que se pudieran generar a raíz de los estrenos. La realidad es que, de una u otra manera, Netflix ha molestado a miles de personas con sus cancelaciones y, lo que es peor, ha llevado a que la confianza que tiene la audiencia en las producciones propias de la compañía se reduzca al mínimo. Así, cuando se estrena una nueva serie, el mundo se plantea “¿La cancelarán después de la primera temporada?”. Hay algunas personas que, debido a ello, piensan: “Me esperaré a verla cuando tenga varias temporadas o cuando termine”. Pero como no la ven, no acumula audiencia y nunca continúa. Es un desastre.

Disney Plus, de momento, lo está haciendo mejor. Muchas de sus series son de una sola temporada. Comienzan y terminan. Otras se emiten a razón de un episodio semanal y eso permite que la audiencia tenga interés en ver la serie cada semana, tal y como ha ocurrido toda la vida en la televisión tradicional. Y también se teme por las series que siguen en activo y que podrían ser canceladas en cualquier momento. El futuro de Netflix, si sigue con esta tendencia, no va a ser bueno.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...