Canadá también prohíbe los móviles de ZTE y Huawei

Canadá se une al grupo de países que han prohibido que los dispositivos de Huawei y ZTE se conecten a redes 5G.

Las fichas del tablero continúan en movimiento y los problemas aumentan para la tecnología china. Canadá ha tomado la decisión de unirse al grupo de Estados Unidos para bloquear el uso de los equipos de ZTE y Huawei dentro de su país. El país prohíbe esta tecnología con la justificación de “preocupación relacionada con la seguridad nacional”.

Con anterioridad, otros países también habían hecho lo mismo. El grupo que es conocido como los Cinco Ojos (“Five Eyes”) ya ha prohibido esta tecnología al completo. Se encuentra formado no solo por Estados Unidos y Canadá, sino también por Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda. Su plan es que la tecnología china, de la que se ha sospechado que podría ser utilizada por el gobierno chino como sistema de espionaje, desaparezca de las calles, al menos la de telefonía.

Canadá ha tardado más que los otros países en unirse a esta decisión porque se ha encontrado con algunos retrasos debido a las tensiones diplomáticas que había acumulado con China. No obstante, parece que los conflictos no se han estabilizado y que, finalmente, el país ha tomado la decisión de bloquear esta tecnología para que no se pueda seguir comercializando.

Por supuesto, la decisión ha sentado como un jarro de agua fría en las oficinas de las dos empresas. En ZTE se han mostrado muy decepcionados y han dicho que la decisión que ha tomado el gobierno canadiense es “lamentable”. También han dicho que ellos siempre se han abierto a la transparencia y que han permitido que se analice cualquier tipo de elemento del funcionamiento de su empresa y de su tecnología. Han defendido su inocencia ante cualquiera de las acusaciones que se han emitido contra ellos y sobre las que manifiestan su completo rechazo.

Huawei, por su lado, no ha respondido a la prensa por mucho que haya recibido preguntas de forma insistente acerca de cuál van a ser sus planes a partir de ahora. Ambas empresas tienen un futuro complicado ante sí, al menos en lo referente a su presencia en estos países. Hoy por hoy, van a tener que concentrarse en el mercado asiático y en el europeo, aunque no hay que descartar que otros países de Europa también se pongan manos a la obra y terminen siguiendo lo que han decidido hacer los británicos.

¿Qué ocurre a partir de ahora en Canadá?

La situación no es un trago de buen gusto para los consumidores. Para la empresa supone la práctica desaparición, dado que, si no pueden comercializar sus terminales, no van a encontrar mucha forma de sobrevivir, al menos bajo la composición corporativa actual. Lo que van a prohibir los países mencionados es que Huawei y ZTE conecten sus dispositivos a través de las redes 5G. Eso implica tener los móviles limitados de una manera demasiado drástica como para que el público esté interesado en utilizarlos. A medida que la tecnología progrese, seguirán bloqueando el lanzamiento de terminales de estas empresas. Podrían intentar replantear sus negocios y lanzar nuevas marcas o incluso vender sus áreas de desarrollo, pero posiblemente todo siga igual si continúan siendo empresas chinas que puedan llegar a estar, supuestamente, bajo el control de su gobierno.

Los usuarios que tengan un móvil de Huawei o ZTE, se van a encontrar en problemas. Por desgracia, el acceso a las redes 5G por parte de sus dispositivos finalizará en el año 2024, lo que solo deja un margen de dos años para pensar en el cambio de terminal. Los usuarios que hace poco que comprasen el móvil seguro que no están precisamente contentos. Lo que sí podrán hacer será seguir usando su móvil conectándose a las redes 4G. No obstante, también llegará el momento de dejar de utilizarlas. En este caso, Canadá pone la fecha límite en el año 2027. Para ese momento, posiblemente, los usuarios que tengan ahora mismo un terminal de estas marcas, ya estarán pensando en cambiárselo.

Con esta situación el gobierno canadiense no deja muchas opciones a los responsables de las dos marcas afectadas. También es algo que afectará al crecimiento de las empresas en otros países. Porque son muchos los usuarios que tienen miedo de comprar un móvil ZTE o Huawei pensando en si, dentro de poco, se encontrarán con que no podrán utilizarlos. Incluso en países donde no se ha hablado sobre este posible tipo de prohibición, hay miedo pensando en si podría llegar a ocurrir algo similar.

Por supuesto, no es algo justo para ambas marcas y va a ser una piedra en el camino que supondrá un reto complicado de superar. Que estas dos marcas, líderes dentro del segmento Android, al menos antes de comenzar el drama del supuesto espionaje chino, hayan perdido cuota de mercado, supone un beneficio para sus máximos rivales. Pero los fabricantes coreanos, visto lo visto, tampoco deberían sentirse muy tranquilos. Nunca se sabe los giros que puede dar el mercado debido a decisiones políticas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...