Así se gestó la estafa de Gowex

La firma española hizo de la opacidad su principal seña de identidad y falseó sistemáticamente sus balances, detectándose desviaciones en los ingresos de hasta el 90%.

El pasado 2 de julio, un demoledor informe publicado por Gotham City Research ponía contra las cuerdas a la que se consideraba una de las abanderadas del sector tecnológico español, Gowex. El agujero contable que destapaba la agencia estadounidense era de tal magnitud (el 90% de los ingresos declarados por Gowex en 2013 eran inexistentes) que no cabía sino esperar una respuesta enérgica por parte de la compañía a través de su presidente Jenaro García. Apenas tres días después, García presentaba su dimisión.

La evolución de Gowex en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) no hacía presagiar un desenlace tan trágico. Balances y datos eran esgrimidos constantemente como forma de atraer a inversores, de destacar la solidez de la firma y, lo más sorprendente de todo, sacar pecho ante los competidores a pesar de que estos están mucho más asentados que Gowex en el mercado. Sin embargo, el volumen real de negocio era notablemente más modesto de lo que presumía su fundador y consejero delegado. Una mentira que nadie intuyó hasta hace dos semanas.

El propio García llegó a afirmar sin ruborizarse que, en base a un supuesto estudio presentado por la Universidad de Harvard, los negocios que mejor comportamiento tenían en los parqués bursátiles eran aquellos que presentaban contabilidades opacas. Lo peregrino de la afirmación ya auguraba que en las oficinas de Gowex no se estaba jugando limpio, lo que no impidió que la empresa siguiera captando nuevos accionistas (sus títulos han llegado a pagarse este año a 27,99 euros) y comprometiendo pagos con acreedores.

Esta política de reducir a la mínima expresión la información contable solo se flexibilizó muy ligeramente con el comienzo de las cotizaciones en el MAB. Ni siquiera entonces se pinchó la gran burbuja en la que García seguía inmerso, asegurando que actualmente suministraba Wi-Fi a más de 100.000 puntos en todo el mundo cuando la cifra real se mueve entre 5.000 y 35.000. Para más inri, el propio consejero delegado ha ido reduciendo el volumen de acciones que controlaba, pasando del 67 al 47% en cuatro años.

Vía: elEconomista.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...