Apple no dejará que venzan las supersticiones

Parece que Apple ha tomado la decisión definitiva de utilizar el nombre de iPhone 13 para el lanzamiento de su próximo smartphone.

Apple se encuentra ante la tesitura de qué hacer con el lanzamiento de su próximo iPhone. El motivo de ello es que tiene que enfrentarse al número 13, el temido número de la mala suerte. Empresas del mundo entero han tenido, en otros casos, este tipo de situación, especialmente en Japón, donde el número de la mala suerte es el 4. Sony y su PlayStation 4, por ejemplo, se vieron en esa situación, pero Sony empujó y materializó su consola sin preocuparse de la mala suerte (y le salió bien).

En Occidente, llegar al número 13 no es tan fácil. Si tu producto llega a tener 13 versiones es porque, sin duda, se ha convertido en un éxito. Por eso, Apple está dudando de qué hacer con el iPhone. ¿Lo bautiza como iPhone 13 o le da un nombre totalmente distinto?

Aunque se rumoreaba que Apple quizá optaba por un nombre alternativo, como iPhone 12S, iPhone 14 (saltándose el 13) o iPhone 2021, finalmente los últimos rumores que están sobre la mesa apuntan a que Apple optará por enfrentarse a la mala suerte, mirarla a los ojos y decir “no nos das miedo”.

Otro dato que se ha publicado en la prensa asiática, fuente de la que procede esta información, es que Apple prácticamente mantendrá la política del iPhone 12 en cuanto a modelos. Eso significa que lanzará el iPhone 13, el iPhone 13 Pro, el iPhone 13 Pro Max y el iPhone 13 Mini. No hay que olvidar que otros rumores decían que el modelo Mini iba a desaparecer debido a que no estaba alcanzando los resultados de unidades vendidas a los que aspiraba Apple. Pero, según estos últimos datos, se lo podrían haber pensado dos veces.

La presentación del nuevo iPhone debería producirse en septiembre, aunque este año 2021 está siendo extraño debido a lo mal que salió 2020. Muchos fabricantes, incluido Apple, continúan sufriendo la falta de componentes en las fábricas, lo que derivado en que sus productos tengan unos niveles de producción reducidos que no consiguen cumplir con la demanda que tiene el mercado de ellos. Es posible que este problema todavía continúe en 2021-2022, puesto que las fábricas tendrán que recuperar el ritmo para volver a la normalidad.

Eso deja el lanzamiento de los dispositivos de 2021 en una situación compleja. Lo único a su favor, en contra de la falta de componentes, es que la demanda, en general, parece ser inferior. Los ciudadanos están ahorrando y usando su dinero en artículos más necesarios, por lo que hay menos demanda de terminales, sobre todo, de la gama más alta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...