Ya se pueden comprar pisos

La compra de pisos puede reactivarse gracias a la bajada de precios de la vivienda. El sector inmobiliario está viviendo una reestructuración debido a la grave crisis que estaba sufriendo su mercado. La demanda de pisos cada vez era menor y muy pocos podían hacer frente al pago de hipotecas, por no decir los que tenían que devolver su piso por carecer de un empleo que soportase la inversión. Ahora existen pisos, por ejemplo, en la ciudad de Barcelona, por menos e 150.000 euros, algo impensable hace unos años.

La crisis que azota a medio mundo y, especialmente, a España también tiene su parte positiva. Es cierto que los millones de parados que tenemos en nuestro país es un obstáculo difícilmente superable, sin embargo, a más de uno le dará una alegría cuando lea lo que a continuación voy a escribir. El sector inmobiliario está recuperando las cotas de normalidad. Y con esto me refiero, no a que resurja el desproporcionado ambiente de la burbuja, sino a que los precios de los pisos se vuelven asequibles para los compradores. No se sabe bien si ha sido por la regulación de las entidades financieras, por la falta de demanda o por el propio ciclo de la economía, pero lo cierto es que comprarse un piso ya no es algo prohibitivo.

El sector inmobiliario estaba en ruinas

La crisis económica en España tomó forma por la caída de un mercado sobre el que se sostenía casi toda la riqueza del país. El mercado inmobiliario fue durante muchos años un auténtico chollo. Los bancos, además, no quisieron quedarse atrás y se apuntaron al bombardeo concediendo hipotecas muy largas y muy costosas. Aquí hicieron su negocio. Ahora que la gente no puede pagar esas hipotecas, pues el trabajo en España se ha esfumado, los bancos se han encontrado con gran cantidad de pisos sin vender. Aparte del tema de la dación en pago, hay que decir que las soluciones para acabar con la crisis financiera y social pasaba por una recuperación de la cordura a la hora de poner precio a las viviendas. He aquí una buena explicación para argumentar la bajada de coste que estamos experimentando en este sector. Más vale que funcione con normalidad y a precios accesibles, que no que siga a ritmo de pelotazo. Cuando un negocio no funciona, hay que adaptarse a las características del mercado, que en el caso de este país brilla por una demanda sin empleo, sin futuro y, por lo tanto, sin dinero.

Una de las ciudades que más ha acusado este descenso de los precios ha sido Barcelona. La ciudad condal ofrece en la actualidad un gran puñado de pisos por menos de 150.000 euros, algo que hace unos años era impensable. Pues en poco más de diez meses, la oferta de este tipo de vivienda casi se ha doblado. Además, no hay perspectiva de que esta tendencia vaya a parar. Y es que según se preveía, el 2012 va a ser un año en el que el mercado inmobiliario se reestructura para encontrarse, felizmente, con una demanda que lo pueda mantener.

Foto: anpalacios

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...