Vivir de forma saludable te ayudará a ahorrar dinero

Las posibilidades de ahorrar dinero si vives de forma saludable son elevadas, por lo que te damos algunas recomendaciones.

En un país como el nuestro, donde la sanidad pública evita que haya que pagar cada consulta o tratamiento, decir que al vivir de forma sana ahorrarás dinero no es tan fácil de explicar como en otros países. Al fin y al cabo, viviendo en Estados Unidos o Japón, incluso teniendo un seguro, cruzas los dedos para estar sano y que no te ocurra nada. Incluso un resfriado o una pequeña infección de orina, todo es motivo para ir al médico, la clínica o el hospital y terminar pagando.

No obstante, en nuestro país, con la sanidad pública, también hay otros motivos para que intentemos vivir bien de una manera saludable, puesto que eso garantizará que disfrutaremos de otros beneficios económicos a lo largo del tiempo.

El más inmediato es el ahorro que hay para la economía mensual al no tener que gastar dinero en los productos de consumo frecuente que son malos para la salud. Podemos unir en este grupo el tabaco, el alcohol o incluso otras sustancias derivadas. Si no dependemos del consumo de ninguno de estos productos, estaremos ahorrando un importante volumen de presupuesto. Todo lo que no gastemos será dinero que podremos dedicar a otros aspectos de nuestra vida.

No es un problema que tengáis un consumo muy esporádico, como cuando salís con amigos o un fin de semana, sobre todo en el caso del alcohol. La adicción que genera no es tan inmediata como la del tabaco, el cual suele atrapar al consumidor con mucha más velocidad. En cualquier caso, hay que tener cuidado con todas estas sustancias y no dejar que acaben pasando factura, ya que podrían llegar a representar un gasto incluso superior al que se lleva a cabo en comida o ropa.

La vida saludable también se aplica a la comida. En este sentido, también se trata de algo que permite ahorrar dinero de una manera significativa. Por ejemplo, ahorraremos en el caso de preparar la comida en casa y no recurrir a la comida de restaurantes o, mucho peor, de locales de comida rápida. También ahorraremos si no dependemos de manera excesiva de las tiendas de comida preparada, las cuales no hay duda que son muy útiles, pero que pueden llegar a hacernos gastar más de lo que podríamos imaginar.

Además, si optáis por frutas y comida saludable y no dependéis de la bollería industrial y de otros dulces o productos similares, notaréis que el gasto que hacéis en el supermercado es mucho menor. Lo mismo pasa con las bebidas. ¿Qué diferencia en gasto hay entre beber siempre refrescos y beber agua? Ya podéis imaginar que, si recurrís al agua, el gasto puede ser incluso nulo. Si tenéis buena agua del grifo o un sistema de filtrado, no estaréis gastando nada por la bebida.

Otra cosa que os recomendamos a hacer es comenzar a depender menos del coche o de la moto. Incluso os diríamos que no dependáis tanto del transporte público. Lo mejor es que optéis por los métodos de transporte más saludables. En este caso, lo más recomendado es caminar o, si necesitáis algo más rápido, lo ideal es que uséis la bicicleta. En ambos casos tendréis la ventaja de estar ahorrando en presupuesto y, al mismo tiempo, hacer un ejercicio físico que a vuestro cuerpo le vendrá de fábula para poder mantenerse en forma y que así estéis más sanos.

Y como sabemos que es muy probable que estéis pensando en cómo ir al gimnasio para mantener una vida saludable acaba siendo algo que sale caro, lo que os diremos es que hay muy buenas alternativas para no tener que pagar la cuota de suscripción. Podéis hacer deporte en la calle o en un buen parque público. A día de hoy hay excelentes zonas en todas las ciudades que permiten disfrutar de aire fresco, de espacio donde ejercitarnos y de todo tipo de actividades. No es necesario que vayáis al gimnasio si eso significa tener que invertir un presupuesto que necesitáis ahorrar.

Incluso si queréis ejercitaros en casa, no necesitáis una máquina de correr para hacerlo. Solo hay que tener un poco de imaginación y apoyaros en herramientas cotidianas que os permitan hacer deporte. Por ejemplo, la típica combinación de palo de escoba con garrafas de agua a los lados para hacer levantamiento de peso y ganar musculatura.

Lo que os aseguramos es que si hacéis los cambios pertinentes en vuestra vida y comenzáis a disfrutar de una manera más saludable de todo lo que os rodea, al final vuestra cartera y la cuenta bancaria lo notarán de manera significativa. Y eso es algo bueno, porque, en este caso, el volumen de ahorro del que se va disfrutando cada vez es mayor. Como podéis apreciar, no todo depende de tener que pagar el seguro médico como ocurre en otros países, también se puede ahorrar de otras formas viviendo más saludablemente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...