Vendaval reformista de Macri para estabilizar la economía argentina

La nueva Administración de Mauricio Macri acaba con el ‘cepo cambiario’, suprime los gravámenes a la exportación y acomete ajustes del gasto público.

macri

El pasado 10 de diciembre de 2015, Mauricio Macri juraba su cargo como presidente de Argentina y ponía fin a doce años de ‘kirchnerismo’ al frente del Gobierno argentino. En un sentido más amplio, la victoria electoral de Macri acabó con más de treinta años de hegemonía peronista en la política argentina. Sin embargo, las celebraciones fueron forzosamente breves, ya que la situación del país exigía acometer importantes reformas sin dilación. En apenas un mes de gobierno, el nuevo presidente ha realizado actuaciones en todos los frentes.

La primera gran decisión de Macri fue poner fin al llamado ‘cepo cambiario’. Esta fue una de las medidas más controvertidas de la anterior legislatura, obligando a los argentinos a realizar complejos trámites para poder efectuar cambios de divisas desde 2011. En estos momentos, ya es posible comprar y vender cualquier moneda sin límite alguno. De manera inmediata a la liberalización de este mercado, el peso argentino sufrió un desplome del 38%. No obstante, esto solo indica que hasta ahora su valor oficial era totalmente irreal.

En paralelo con esta medida, el Ejecutivo ha reducido a la mínima expresión los impuestos a las exportaciones. Macri entiende que las empresas argentinas estaban siendo lastradas por una política arancelaria que protegía sectores domésticos poco rentables a costa de frenar la actividad de otros. Conviene tener presente que la Administración Kirchner había fijado un tipo medio del 35% para la exportación de productos argentinos, cifra que llegaba a ser todavía mayor en el caso de determinados alimentos. Fernández de Kirchner entendía que así se evitaban problemas de desabastecimiento.

El último bloque de reformas ha afectado a la política presupuestaria y a la fijación de precios. En el primer caso, Macri ha apreciado que la dificultad que encuentra Argentina para financiarse exige mantener el gasto público en niveles controlables. Así, se han reducido determinadas partidas para lograr un ahorro de entre el 2% y el 3% del PIB. En cuanto a los precios, en los próximos meses se reducirá el número de productos ‘controlados’ de 512 a 370.

Vía: Libre Mercado.

Foto: Anton Velikzhanin / Shutterstock.com

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...