Veinte años con el Tratado de Maastricht

El proyecto de la moneda única que echó andar en 1993 está más en entredicho que nunca a consecuencia de la crisis económica.

europa

El 1 de noviembre de 1993 se culminaba en opinión de muchos el sendero de la integración económica de Europa. Un camino iniciado allá por el año 1957 con el Tratado de Roma y que tenía como lógico desenlace la acuñación de una moneda única para la Unión Europea. Veinte años después el éxito de aquella empresa es cuanto menos discutible y su viabilidad está más en entredicho que nunca. En cualquier caso, un análisis justo no puede menospreciar los innegables logros del acuerdo.

Paradójicamente, aquel gran pacto entre las naciones europeas es hoy el causante de la ortodoxia fiscal que exige Bruselas. No en vano, en Maastricht se acordaron las exigencias de déficit y equilibrio presupuestario que tantos países han incumplido a lo largo de estas dos décadas. Porque, si hoy es España uno de los países más observados, en el pasado fueron Francia e incluso Alemania quienes no cumplieron con lo pactado. Por supuesto, este problema nunca se había visto con tanta dureza como tras el crac de 2008. Es por ello que los euroescépticos siguen aumentando en número.

Sin embargo, achacar todos los males de la zona euro a la implantación de la moneda única no es más que una excusa para incumplir los acuerdos. El euro ha tenido una importancia capital en la mejora económica de muchos países, al tiempo que ha colocado a Europa en un lugar preferente dentro del comercio internacional. La fortaleza de nuestra divisa se ha mantenido en niveles elevados durante estos cinco años. Algo que, si bien parece perjudicar a los países en apuros, ha impedido que los problemas de la periferia se generalicen.

En definitiva, un balance con luces y sombras que se ha visto viciado desde su misma aprobación. Para juicio de muchos, no hubo voluntad real por parte de los gobiernos implicados de ceder las competencias imprescindibles para que el euro funcionase. Igualmente, la crisis de deuda ha puesto de relieve la poca previsión de los promotores del Tratado. Dos errores de los que conviene aprender con vistas al futuro.

Fuente: ABC

Foto: fdecomite

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...