Una institución suiza insinúa que el ‘exceso’ de democracia afecta económicamente al país

Avenir Suisse se enfanga en una agria polémica a cuenta de la racionalidad económica del modelo de democracia suizo, que incluye la celebración de numerosos referendos.

euros

Muy a su pesar, la Confederación Helvética o Suiza se ha convertido en uno de los países más nombrados en la primera parte del año. La ‘lista Falciani‘, los escándalos de algunas de sus entidades en el extranjero o la irregular política monetaria de su banco central han acaparado muchos titulares y pocos de ellos son positivos. Ahora, como si de una cortina de humo se tratara, un ‘think-thank’ suizo conocido por su orientación liberal cuestiona el modelo de democracia del país alpino.

Avenir Suisse, bastante desconocida fuera de las fronteras suizas pero con cierta notoriedad en la política local, considera que la organización de tantas consultas vinculantes ocasiona un daño económico importante a la economía helvética. Lógicamente, la organización no pone el grito en el cielo por la factura de un referéndum, sino por la incertidumbre que, a su juicio, este procedimiento genera entre los inversores y los empresarios del país. Según este razonamiento, la seguridad jurídica y la estabilidad institucional que tradicionalmente se ha vinculado a Suiza estarían por delante de cualquier otra consideración.

Como no podía ser de otro modo, estas revelaciones, publicadas por el diario francés Les Échos, han generado un acalorado debate sobre cuáles deberían ser las prioridades de una democracia consolidada como la suiza que es a su vez un enclave financiero de primera magnitud. De entrada, conviene señalar que las dudas que Avenir Suisse ve en los referendos no suelen constatarse en los resultados de los mismos. Hace dos años, por ejemplo, los suizos votaron en contra en aumentar sus días de vacaciones.

De igual modo, en otras ocasiones se ha rechazado elevar el salario mínimo, limitar las ganancias de los banqueros o levantar el secreto bancario. En consecuencia, la supuesta incertidumbre no se ve por ningún sitio, puesto que los referendos sirven, además de para dar voz a la ciudadanía, para ratificar el compromiso de los suizos con su modelo económico. Por otra parte, si la retirada de las consultas supone un reforzamiento del poder ejecutivo, las consecuencias sí que serían inciertas.

Vía: elEconomista

Foto: fielperson

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...