Una experiencia piloto de renta básica en Finlandia

El Gobierno finlandés sopesa aprobar una renta básica en una región concreta del país, que sigue sumido en la recesión y ve afectado su sistema de bienestar.

paga

La controversia en torno a la renta básica universal cobró fuerza a finales de 2014 cuando la formación política Podemos la defendía como una medida necesaria para garantizar la cohesión social y evitar la pobreza. Los críticos respondían, obviamente, alegando lo costoso de semejante cobertura además de sus múltiples connotaciones negativas por cuanto podría desalentar la búsqueda activa de empleo así como fomentar el fraude. Aparcada la discusión por los propios promotores de la idea, el Gobierno de Finlandia podría estar pensando en poner a prueba la idea.

Finlandia es, junto con Grecia, el único país europeo que se encuentra en recesión. Aunque la situación social del país no tenga absolutamente nada ver con la que se vive en tierras helenas, no es menos cierto que los problemas económicos están afectando al bienestar de una población no acostumbrada a estrecheces financieras. El Ejecutivo del centrista Juha Sipila, que gobierna desde principios de año con el apoyo de la derecha y la extrema derecha, baraja la posibilidad de aprobar una renta básica para una región concreta.

Se trataría de una experiencia piloto para comprobar si la medida mitiga los estragos de la crisis sin comprometer la viabilidad económica del país o si, por el contrario, presenta más problemas que soluciones. La región en concreto presenta una tasa de paro superior a la media nacional, que se sitúa en el 9,7%, algo por encima de la media histórica del país. El ingreso mensual que recibirían los finlandeses oscilaría entre 300 y 600 euros, cifras bastante discretas habida cuenta del coste de la vida en el país nórdico.

Por el momento, la iniciativa se pondría en marca en medio de un fuerte apoyo ciudadano. En torno al 80% de los finlandeses estaría de acuerdo con la fijación de una renta mínima según las encuestas, aunque estas también detectan que el subsidio no debe actuar en menoscabo de la búsqueda de un trabajo. Sea como sea, Finlandia tiene reformas pendientes mucho más importantes que la propuesta del primer ministro, como reducir sus notables costes laborales.

Vía: ABC.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...