Un estudio de BBVA liga definitivamente austeridad y crecimiento

El estudio avala que la reducción del gasto público repercute en el crecimiento del PIB, pero critica el método del gobierno basado en los impuestos y cargas sobre los contribuyentes.

BBVA

No hay semana que pase sin dejarnos un nuevo capítulo de la lucha entre los defensores de la austeridad y los adalides de los estímulos. En esta ocasión, los liberales golpean con contundencia. Finalmente, un estudio sólido del BBVA liga inequívocamente la reducción del gasto público con el crecimiento del PIB. Según se desprende de dicho trabajo, reducir la deuda española a niveles de 2007 llevaría parejo un crecimiento económico del orden del 5,22%. Paralelamente, las inversiones privadas subirían casi un 6,5% y se conseguiría margen presupuestario suficiente para reducir los impuestos una media del 10%.

No obstante, el estudio regaña al ejecutivo español, pues adelanta que la reducción del déficit público se consigue de forma más efectiva mediante la reducción del gasto público. El Gobierno de Mariano Rajoy ha reducido sensiblemente varias partidas presupuestarias, pero el grueso del ajuste se ha realizado en forma de aumentos fiscales, de forma que carga sobre las espaldas de los contribuyentes el peso de reducir la deuda española. Una deuda que, lejos de reducirse, sigue aumentando año a año y no tiene visos de variar dicha tendencia hasta como mínimo 2016. Actualmente, la deuda española se cifra en el 90% del PIB. El informe del BBVA apunta a que una deuda en el entorno del 40% posibilitaría crecimientos anuales superiores al 5% con un mínimo cambio de tendencia en el contexto macro económico.

Por supuesto, las conclusiones del trabajo no se restringen al crecimiento del PIB. Una política gubernamental que propicia el endeudamiento acaba por afectar de forma muy apreciable las economías particulares. Por poner un ejemplo, un aumento del déficit del 1% anual conlleva subidas de los tipos de interés que pagan los ciudadanos en torno al 0,3%. De igual modo, cada punto porcentual del déficit reduce casi medio punto el ahorro de las familias y deteriora gravemente la balanza por cuenta corriente. Por lo que respecta a los mercados, el crecimiento sostenido del déficit dificulta notablemente el acceso a fuentes de financiación externas. En el caso europeo, dispara las primas de riesgo.

Fuente: Libre Mercado.

Foto / alvy

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...