Uber Japón en el punto de mira por contratar ilegales

La policía japonesa ha descubierto que en Uber Eats estaban trabajando algunos riders sin permiso de residencia ni de trabajo.

Uber Eats Japón y varios de sus empleados están en el ojo del huracán debido a las irregularidades que la policía ha detectado en el funcionamiento de la empresa. En especial, lo que ha sido denunciado y que está ahora en manos de la fiscalía, es el descubrimiento de que la empresa tenía en sus filas a varios empleados que se encontraban en el país de manera ilegal.

Esto, que quizá no parezca algo tan problemático en otros lugares, en Japón es extremadamente irregular. El país tiene unas leyes de inmigración muy exigentes y no regala precisamente los permisos de residencia. No solo eso, sino que los permisos de residencia que proporciona suelen estar condicionados a un tipo de trabajo, lo que deriva en que los extranjeros residentes no puedan dedicarse a nada más allá de lo que su tarjeta de residencia indique.

Como os podéis imaginar, eso abre una amplia ventana a las irregularidades, puesto que muchas personas, para sobrevivir en el país, tienen que trabajar en empleos que se salen de su autorización. No obstante, en los casos mencionados de Uber el problema no fue que se realizara un empleo distinto al de la tarjeta de residencia, sino que los empleados en cuestión tenían su permiso de residencia caducado. Eso te lleva directamente hacia la deportación y a recibir una penalización por la cual se impedirá volver al país en determinado periodo de tiempo.

Estos riders de Uber Eats se encontraban trabajando sin tarjeta, sin ningún tipo de permiso. Para colarse en Uber saltándose los controles, lo que hicieron fue usar las tarjetas de residencia de amigos, falsificando algunos datos con la intención de engañar a los ejecutivos de Uber. Y ahora son esos empleados a los que engañaron, los que se encuentran ante problemas con la justicia.

No se ha indicado qué ha ocurrido exactamente con los riders ilegales, pero Japón dispone de unos infames centros de detención de extranjeros ilegales que han superado su periodo de residencia. Son instalaciones de las que cuentan muchas historias y en las que, incluso, llegó a fallecer una persona recientemente. Nadie quiere ir allí, pero hay algunas personas que prefieren someterse a lo que supone estar encerrado en ese centro antes que volver deportados a su país.

Aunque poco a poco Japón va relajando sus exigencias para aceptar inmigrantes, de momento el país sigue siendo uno de los que ponen la residencia más complicada para quienes vienen de fuera.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...